SEVILLA- PARQUE DE LA CORCHUELA

Cada publicación realizada dentro de este blog estará dedicada a las escapadas, paseos, entrenamientos o rutas en mountain bike. Ahora iniciaré a la realizada el pasado domingo 27 de noviembre.

La verdad es que no teníamos un plan concreto, no sabíamos si circular por las calles de Sevilla, o por sus parques como veníamos haciendo durante estos dos meses atrás que fue cuando iniciamos nuestra práctica ciclista.

Las ganas de mi compañero Nico de hacer ruta hacia el exterior era evidente tras nuestras comunicaciones durante la semana. Yo en cambio preparaba un recorrido urbano que había estado visitando los días jueves y viernes, para dejarla confeccionada. Estaba diseñando una ruta por todas las facultades sevillanas. El plan lo ibamos a decidir justo antes de nuestra partida del domingo.

Salí en marcha a las 10:00 de la mañana, iba equipado con ropa de invierno, hacía sobre unos 14ºC e iba muy arropado. No quería correr más riesgos tras dos parones de entrenamientos por culpa de faringitis y golpes de tos seca.

No tengo mucho atuendo, así que me puse una camiseta deportiva y una chaqueta color azul, unas culotes largas, un pasamontañas para proteger los oidos y la garganta, y guantes largos. Aparte del obligatorio uso del casco y las necesarias gafas de sol para proteger la vista de cualquier insecto.

La hora de encuentro con Nico, las 10:30 horas. Inicié el recorrido desde los bloques de La Oliva, donde vivo, siguiendo por Ronda del Tamarguillo, Viapol,  Barriada Felipe II, Cuartel de Eritaña, Paseo de las Delicias hasta la entrada al Muelle que era donde me esperaba el compañero.

A mi llegada propuso dirigirnos hacia el Corredor Verde Metropolitano y hacer una ruta con destino al Parque de La Corchuela situada entre los términos de Dos Hermanas y Los Palacios.

Para evitar el carril bici y el paso con otros ciclistas para ir más agrupado elegimos iniciar nuestro recorrido por el Muelle de las Delicias hasta penetrar a la avenida de la Raza, seguimos la carretera hacia adelante hasta llegar a los terrenos acotados de paso a la esclusa, allí nos dirigimos justo debajo del puente del V Centenerio, pasando una rotonda.

A continuación el plano del recorrido señalado en verde.

 

La verdad es que tenía la sensación de pasar un buen rato explorando un nuevo lugar, huyendo del ruido de la ciudad, del humo de los coches, y de los parones de los semáforos.

Hubo tiempo para hacernos unas fotos antes de la marcha.

En este lugar es donde se inicia el recorrido, en sus primeros kilómetros el camino serpentea por el Campus de Palmas Altas hasta que llega a la estación de bombeo de EMASESA a orillas del cauce del Guadaíra. Aquí encontramos la indicación de un nuevo tramo llamado la Banqueta del Guadaíra. Decir que aquí al estar mal señalizado no dimos con este punto hasta que decidimos entrar en un camino de albero con alguna dificultad añadida de barro.

Este tramo se inicia en el puente sobre el río Guadaíra, junto a la estación depuradura a tres kilómetros de Sevilla.

El río Guadaíra nace en la Sierra Sur de Sevilla, concretamente en la Sierra de Pozo Amargo muy cerca de la localidad de Coripe. El río fue nominado por los romanos como río Aira y los árabe conservaron su nombre añadiendo su sufijo Wadi, que significa río, de aquí pasa al castellano Guadaira.

A partir de aquí el carril discurre por el margen derecho del cauce del río, es un tramo muy recto, paralelo al río, pero sufrimos algún contratiempo…..

Era un obstáculo que nos puso en duda si volver para atrás y dar por finalizada nuestra aventura o buscar otra alternativa para seguir adelante, elegimos la segunda opción y nos salió bien pese a ello había que pasar justo por debajo del puente de Bellavista por la parte que sujeta su extremo.

Volvimos de nuevo al cauce y tomanos una vía pecuaria a cuya izquierda se encontraba el Guadaira y a la derecha una zona pantanosa.

Dejamos esta zona y continuamos nuestro trayecto hasta que cruzamos un puente que atraviesa el Guadaira para seguir unas indicaciones de unos ciclistas que nos cruzamos y que nos indicaron el camino hacia La Corchuela a través de este viario.

El puente conducía hacia el Polígono Industrial Isla Menor. Nosotros lo atravesamos y dimos a parar a la carretera pero no nos gustó el camino al transitar coches. Dimos media vuelta para atravesar el Polígono por la calle Camino Viejo, una calle larga cuando llegamos al final volvimos por otra calle paralela y salimos del lugar hacia nuestra ruta, nos habíamos perdido por segunda vez.

Muy cerca de este polígono divisamos un yacimiento arqueológico de una ciudad de origen tartésico o fenicio llamado Orippo, pero fue a partir de la época romana cuando vive su máximo esplendor, siendo una de las siete ciudades más importantes de la Bética. Según su panel turístico de información contiguo al polígono este yacimiento se ha hallado una necrópolis, hornos, silos de almacen, viviendas y termas, así como trozos de cerámica, ídolos y capiteles expuestos en el Museo Arqueológico de Sevilla.

Una vez vueltos a la vía pecuaria por donde transitábamos nos acercamos a uno de los vestigios más importantes que se divisan en esta ruta. La Torre de los Herberos.

La Torre de los Herberos es una atalaya de planta cuadrangular cuya construcción parece ser que es del periodo almohade, situada como ya dijimos entre el Polígono Industrial Isla Menor y el río Guadaíra.

El término Torre de los Herberos parece hacer referencia al antiguo cuerpo militar encargado del cuidado y alimentación de los caballos y al enfrentamiento cuerpo a cuerpo con los contrarios propios de las huestes cristianas de las tropas de Fernando III con las que tomó Sevilla a los árabes.

La torre se encuentra en estado ruinoso persistiendo sólo dos paños laterales. La torre era maciza hasta donde tenía situada su entrada en altura (2,5 m), a partir de ahí había una cámara baja en arista, de la que partía una escalera (debía encontrarse en el lado norte), en cuyo lienzo se conserva una saetera, (ventana para disparar flechas) hacia la cámara superior y ya arriba de estaría la azotea.

La función principal de esta torre era militar y servía de vigilancia sobre cuantas naves se le acercaban por un lado u otro del río Guadalquivir. Por esa misma situación en tal punto estratégico, parece ser que también pudo utilizarse como faro para los barcos que navegaban por el río Guadalquivir, pues en particular también en esa zona el cauce del río tenía unos peligrosos bajos de arena donde las naves podían varar.

Fuente: Wikipedia & Panel de información de Ruinas de Orippo.

Dejada esta reliquia histórica continamos al frente, a nuestra derecha podíamos divisar las poblaciones de Coria del Río y Puebla del Río, y por supuesto el camina era llano y sin ninguna dificultad orográfica.

Y llega el momento por fin de cruzar el Guadaíra, utilizando un puente de carretera. Se toma esta carretera unos 500 metros y se abandona para continuar por un camino que se dirige a la Dehesa de La Atalaya, un lugar con fines sociales y agrícolas.

A partir de aquí, la zona llega a su monte pública donde alberga la romería de San Lucas. Las formaciones de más interés son los acebuchales (tipo de olivo) y en épocas de lluvias se forman humedales.

Tras pasar esta dehesa, a unos tres kilómetros aporximadamente llegamos a nuestro destino y meta de esta exploración, el Parque de La Corchuela. Habíamos recorrido unos 40 kilometros desde que salimos de casa sobre las 10 de la mañana, llegado unos minutos antes de las dos.

A continuación una secuencia de fotos dentro de este parque, que posee numerosas fuentes, mesas, barbacoas y zonas lúdicas ideal para pasar un rato con la familia.

Tras descansar, beber agua, llenar nuestros bidones y botellas y pasear con nuestras bicis por el parque, era el momento de volver a Sevilla.

Unos 24 kilometros fue la vuelta desde La Corchuela hasta el Puente del Quinto Centenario, eran la 16:15 horas, y buscamos la entrada al Barrio de Heliópolis, allí en la calle Ensanche, encontramos una bocatería donde nos hicimos un buen premio a tanto esfuerzo. Un bocadillo de pollo empanado con salsa de roque y una cerveza. Más que un premio fue un regalo del cielo, qué bien nos sentó en el cuerpo.

Terminado el avituallamiento, continuamos por Sevilla hasta Reina Mercedes y desde ahí de La Palmera recto hasta La Barqueta, donde me despedí de Nico hasta otra ocasión.

Continué mi trayecto por Resolana, Macarena, Ronda de Capuchinos y María Auxiliadora. Giré por José Laguillo, Kansas City, Luis de Morales, Martinez Barrios, Avenida de la Paz y Barriada La Oliva.

DATOS DE LA RUTA.

DISTANCIA RECORRIDA.- 75,157 KM.

TIEMPO TRANSCURRIDO.- 5 HORAS 12 MINUTOS 43 SEGUNDOS

VELOCIDAD MEDIA.-  14,4 KM/HORA.

VELOCIDAD MAXIMA ALCANZADA.- 32,8 KM/HORA.

TEMPERATURA MEDIA.- 17,1 ºc

CALORIAS CONSUMIDAS.- 18.184.

GRASA.- 915,26.

Es la primera vez que alcanzo en recorrer en un mismo día una distancia de 75 kilómetros. Anteriormente mi record estaba en 61 Kilómetros. Mi compañero Nico recorrió un total de 76 kilómetros.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s