RUTA CAMAS SANTIPONCE

Y tras dos meses de ausencia en esta práctica…., volvimos a quedar para una vez más.

Esta vez se trataba de visitar dos ciudades en una, muy próxima a Sevilla, la idea era avanzar hasta Santiponce para ver Itálica.

Describiremos novedades importantes, pero en su momento.

A la salida de un entrenamiento de la semana pasada, sufrí en mi rueda trasera un pellizco en la cámara, por lo que tuve que suspender el entrenamiento y la postre repararla con una cámara nueva. Esto me puso en la precaución que cualquier momento puede ser factible para tener un pinchazo. Por lo tanto, este día a diferencia de los demás saldría con cámaras de repuesto.

Pues poco a poco me iba preparando para la ocasión del día, los calcetines especiales gris oscuro, las culotes largas porque aún corre aire frío aunque nos vayamos aproximando poco a poco a la primavera, la térmica para el sudor, un maillot de manga larga y encima una reliquia.

Una reliquia porque usaba ese maillot en mis tiempos más mozo, es del año 90, es el primer maillot del equipo Banesto, aquel secundaba las gestas de Indurain. Una reliquia porque tras 22 años aún lo conservo y hoy lo iba a lucir para la ocasión.

Como iba a ir de ruta, me proveería del bidón del Katiusha, conseguido durante La Vuelta a España del 2010 y una botella de agua además de mis gafas y el casco de seguridad.

Bajé la bicicleta y me puse en marcha, para recorrer los 6 kilómetros y medio hasta el puente de la Barqueta donde esperaba Nico que espera con su nueva máquina. La trek 4900.

Nico y yo decidimos renovar la monturas, ya que para realizar rutas campo a través necesitaríamos otro tipo de bicicletas más confortables para estos caminos y decidimos apostar por las rígidas con amortiguación delantera porque si solo haremos rutas y hacer kilómetros no necasitaríamos más, así que las dobles suspensión, las 29 pulgadas quedará para otra ocasión si nos lo pide el cuerpo.

Desde mediados de febrero hasta principios de marzo visitamos las distintas tiendas de Sevilla y alguna de la vecina Alcalá de Guadaíra para ver las ofertas. Como Nico ya la tiene y yo tango que esperar unos 40 días para que me llegue la que encargué vamos a presentar la de Nico. Aún no tiene nombre, dejaremos que la inspiración de Nico se haga cargo de ello. Pero si puedo contar primero toda su evolutiva decisión hasta su compra de una Trek, marca americana de la bicicleta.

Al principio el tema de ver coger una Trek, no le convencía mucho quizás por el presupuesto que tenía en mente se le iba de las manos. Así que ni siquiera se lo planteaba iba más por una marca más española tipo Orbea o Conor.  Apunto estuvo por decantarse por la Orbea modelo Sherpa, que tenía un precio de salida de 600 € pero que en enero tenía una oferta con un precio de 515 €. Parecía que tenía todas las papeleta y por ello que  la decisión ya estaba tomada, porque tenía el cuadro de otra de más categoría de la misma marca, además traía una buena horquilla, pero los componentes era de baja calidad. Quizás el tema de la talla que le asesoraron y el porque la oferta le subió a 539 €, hizo que se lo pensara un poco y al final no se decidió. Le gustó una Wilier que vimos Alcalá, por estética era una máquina bonita pero la horquilla no le convenció y además tenía mejores componentes que la Orbea, por lo que ya estaba hecho un lío. Ya esperaría por otra de sus candidatas la Conor AFX, que en Triana se la iban dejar en 500 €, pero no sabemos porqué no se decantó…

Como yo también estaba buscando otra, que luego contaremos…, en una tienda de Sevilla me ofrecieron un buen descuento, un 11% del precio de venta. Entonces empezó a llamarle la atención las bicis de esta marca hasta que se decidió por la 4900. Y personalmente creo que ha hecho una buena compra. Por algo más de 600 € tiene una máquina con unas magníficas prestaciones y ecce homo, como diría Pilatos.

La marca Trek, comenzó a fabricar en 1976. Eran cinco trabajadores de una pequeña ciudad de Wisconsin, llamada Waterloo, como la famosa batalla donde claudicó el ejército de Napoléon. Todo empezó en un granero, donde su primera bicicleta que fabricaron se hizo con la idea de durar, por eso sus cuadros tienen garantía de por vida y por eso la marca compite para desarrollar la mejor bicicleta, prestan mucha atención a los pequeños detalles, para la marca Trek, la bicicleta es una solución sencilla que puede solucionar los problemas más complejos como el cambio climático, los atascos del tráfico o ponernos en forma. Seguramente el mundo se vería de otra forma distinta si más gente monta en bici con mayor frecuencia. Más que una misión esto parece un propio objetivo, realizar unas buenas bicicletas.

La palabra Trek proviene del afrikaans, lengua germánica, derivada del neerlandés que se habla en sudáfrica y Namibia y que significa Viaje.

La bicicleta de Nico es una verdadera bicicleta de montaña preparada para los caminos y para ciclistas que buscan la aventura.

Pues ya que Nico tiene su nueva bicicleta, yo en cambio tengo esperar la mía hasta el 20 de abril, mientras tanto tengo que seguir con “Moscardón”, mi BH Force 12, de 22 años y curtida en tantas vías. Aquí le coloqué este bidón del equipo ciclista ruso de Katiusha conseguido en la Vuelta a España 2010.

Pero es hora iniciar otra aventura y dar un buen estreno a la bici de Nico, como yo le digo ponerla guarra de polvo, por terrenos y caminos nuevos por explorar. Para la ocasión no solo estrenó máquina sino también este maillor marca Boomerang.

Yo en cambio, volvía a mi época nostálgica ciclista aventura con este maillot del equipo Banesto del año 1990, que usaba con 15 años.

Antes de nada preparé un croquis de la ruta y que nos sirvió de mapa. En este enlace que pongo a continuación podrás pichar para descargarlo. En este imagen es el mismo que llevo enganchado en el manillar de la bici.

Croquis Ruta Camas Santiponce

Y este es el práctico portamapas comprado en Decathlon para guardar los mapas y colgarlo en el manillar. Como de momento no me puedo comprar un GPS, pues nos las tenemos que arreglar con esto. Pero además de práctica, es una barata inversión.

Una vez presentadas las novedades del día. Tocaba volver a sentir las sensaciones de una nueva ruta. Esta vez pensamos atravesar Camas y explorar qué hay más allá de aquellas tierras en sentido norte, bueno me estoy poniendo muy fantasioso, quiero llegar a Santiponce.

Para dirigirnos allí, pasamos el Puente de la Barqueta hacia el recinto de lo que fue la Expo’92. Allí mismo en las solitarias explanadas de este recinto se alza una curiosa maqueta de un cohete.

Se trata de una maqueta del Ariane 4, un cohete lanzador de fabricación europea, por un consorcio formado por la Agencia Espacial Europea (Francia, Alemania, Reino Unido, España…) que lanza satélites y sondas espaciales. Su base de lanzamiento se encuentra en Guyana Francesa. Ocupa su lugar en la Expo de Sevilla porque fue el encargado de transportar al espacio el primer satélite de comunicaciones español, Hispasat.

La idea de esta réplica se forjó en XXXIX Salón Internacional de la Aeronáutica y Espacio de Paris. Carmen Bueno, directora del Departamento de Exposiciones EXPO 92 y Charles Bigot, Director General de Arianespace alcazaron un acuerdo de colaboración para la construcción de esta maqueta a tamaño real. Tiene un altura de 64 metros. Si quieren verlo deben acercarse dentro del recinto ferial en la Avenida Camino de los Descubrimientos, frente al Pabellón del Futuro. La obra fue encargada a la empresa Maillet. Una vez construida se le reconoció el derecho de permanecer en este sitio una vez fuera concluida la exposición universal. Eso fue el pasado, ahora, 20 años después uno de los símbolos de la Exposición está quedando en el olvido, el abandono y la falta de mantenimiento esté haciendo que se esté envejeciendo con el paso del tiempo.

Esta iba a ser la única parada fotográfica por Sevilla, continuamos adelante para alcanzar la salida hacia el puente de Camas, que une Sevilla con su vecina del Aljarafe.

El puente de hormigón e hierro, es de sentido Camas Sevilla y y solo pueden acceder motocicletas y transportes urbanos. La otra calzada es para peatones y bicicletas.

El puente salva el curso del río Guadalquivir. y pasando el puente entramos a la ciudad de Camas.

Pasando esta calle nos encontramos una rotonda y justo en frente este busto dedicado a una de las poetisas del s.XIX, Mercedes De Velilla y que falleció en esta localidad.

Mercedes de Velilla, nació en 1852, en Sevilla donde pasó su infancia y adolescencia, y sus primeras publicaciones estaba orientadas a las mujeres. Su primera obra publicada fue Ráfagas, una obra en versos.

El 17 de febrero de 1876, estrenó en el teatro Cervantes de Sevilla, la obra “El vencedor de sí mismo”, cuadro dramático en un acto y en verso, que había escrito animada por Pedro Delgado, no el ciclista, otro que se llamaría igual, y por aquel entonces era un conocido actor de la época y amigo de su hermano José, que interpretó el personaje de Garci Pérez de Vargas.

A partir de esta éxito, la publicación de su obra se va haciendo más esporádica, hasta casi desaparecer, primero cuando fallece su padre en 1877, y más tarde su hermano 1904) que le obligan a cuidar de su madre y de su hermana enferma. El cuidado de su familia le lleva a vivir un destino de estrecheces económicas. Solo la intermediación de sus amigos literarios, entre los que destacó Luis Montoto, promovieron ante el ayuntamiento de la ciudad, para que se le asignara una pensión de cien pesetas mensuales y pudiera dedicarse a investigaciones literarias, esto le evitó vivir una vejez austera.

Tras esta escultura se encuentra un carril de albero entre la mediana de la carrereta Sevilla- Gijón, por el que seguimos hasta entrar en el parque Victoria Kent.

La antigua estación de Ferrocarril fue inaugurado en 1888, es de estilo neomudéjar. La construcción de la vía tranformó por aquella época la ciudad. Las obras comenzaron en 1876. Camas tiene su línea ferroviaria en su núcleo urbano.

La concesión de esta línea se hizo en agosto de 1869, a Carlos Lamiable y a Guillermo Sundheim, alcanzan finalmente un acurdo de fusión permitió a este último quedarse con ella en 1875, por 100.000 libras que fue transferida a MZA (Madrid Zaragoza Alicante), por 17 millones y medio de pesetas.

Al salir del Parque Victoria Kent, salimos de Camas por la Avenida del Ferrocarril, una recta calle paralela a la Carretera Sevilla-Gijón, al final de la calle empezaba nuestra ruta por la Vía Verde.

Desde aquí, justo comienza nuestra aventura hacia Santiponce.

A pocos metros hacia la izquierda empieza un sendero que conduce al Cerro de Santa Brígida.

El cerro de Santa Brígida, ese que tiene el arbolito arriba, tiene una cota de 115 metros de altura. En el pasado, había una ermita entre los años 1500 hasta 1880, año en el que la ermita fue destruida tras la invasión de los franceses y convertida en un reducto militar. Tras la expulsión de los franceses del país, el cerro quedo tal como está en nuestros días y aún conserva algunos restos en el suelo. Es el punto más alto de la cornisa del Aljarafe. Los cameros celebran el primer domingo de octubre una romaría en honor a esta santa irlandesa.

Y este cartel nos anunciaba que ibamos por el camino correcto. Curiosamente nos prohibía arrancar flora, y como ha apreciado Nico solo había en el camino cardos borriqueros. Por cierto lean el grafiti, vaya con el yankee o el hijo de la gran bretaña que haya puesto esto, que no sabe ni escribir Gibraltar, luego los analfabetos somos los de aquí.

Siguiendo su recorrido nos topamos con una estación de tren moderna que pertenece a Camas, se tiene que trabajar tranquilo porque había poquito ambiente.

Y justamente la vía verde se junta con la de ferrocarril, o al menos eso entendíamos nosotros antes de equivocarnos.

Decidimos tomar la ruta por un camino, explorábamos sin saber exactamente si lo tomamos correctemente, esperábamos que así fuera y reanudamos nuestra marcha, siguiendo una vereda, pero la vereda se perdía.

Volvimos de nuevo, hacia atrás, a tomar otro sendero junto a la vía de tren, pero el camino moría más adelante y tuvimos que volver por segunda vez.

Última opción, que nos quedaba era ir hacia el pueblo y tomar la referencia de las calles que sí tenía apuntadas en el croquis, entramos a la antigua carretera Sevilla Gijón, una travesía que une Camas con Santiponce y paralela a la Nacional 630, más conocida como Ruta de la Plata, era la avenida de Extremadura.

Al observar detenidamente por donde andaba,  por la Avenida de Extremadura, al fijarme que en su parte izquierda las calles tenían nombre de flores, me orientó para encontrar de nuevo la ruta, no metimos por un parque empresarial hasta que dimos a parar a un cementerio donde empezaba otro camino de albero compacto. Ya estabamos seguro, esa era la vía verde y que perdimos con anterioridad al no estar bien señalizado.

Pues esta es la ruta donde el cartel nos decía que se prohibía arrancar flores, pues lo que se ve aquí son cardos borriqueros por la cuneta, eso si al fondo una espectacular vista con oteros al fondo.

Y nuestra tradicional foto en común de la ruta.

La vía discurre a la afueras de Camas junto a un Polígono Industrial, es una vía muy utilizada por ciclistas y practicantes de footing, dada la cercanía entre las dos localidades.

Justo cuando estabamos llegando a Santiponce, tuvimos que abandonar la ruta y volver para casa, por motivos familiares. Esta fue su última instantánea.

Al volver fijamos la referancia pues como dejamos inacabada la ruta, nuestra próxima salida era para terminarla. Para trazarla tomamos como referencia el desvío hacia la estación justo bajo el puente ferroviario una flecha pintada en la acera marca el inicio de la ruta o más su continuación, y por si se borra la flecha la glorieta ACEROS DEL ALJARAFE.

Luego una rampa volvía a la ruta de inico y salimos hacia Camas, de Camas a Sevilla, Nico tornó a su casa por el puente del Cachorro y yo por la Ronda de Triana hasta mi barrio. A continuación los datos del día, continuando con la segunda etapa realizada el domingo de la semana siguiente.

DATOS DE LA RUTA.

DISTANCIA RECORRIDA.- 32,807 KM.

VELOCIDAD MAXIMA.- 35,6 KM/HORA.

VELOCIDAD MEDIA.- 12,2 KM/HORA.

TIEMPO TRANSCURRIDO.- 2 HORAS 40 MINUTOS 18 SEGUNDOS.

CALORIAS.- 8276,9.

GRASA.- 109,03

————————————————————-2ª parte—————————-

18 de marzo de 2012

La mañana de domingo siguiente volvimos a retomar la ruta incabada anteriormente. Esta vez si nos propusimos llegar a Santiponce para recorrer sus calles y visitar su patrimonio cultural. No quedó más remedio que volver a repertir el mismo itinerario del pasado día 10.

Nuestro punto de reunión volvió a ser el puente de la Barqueta, salí con un par de novedades con respcto al sábado pasado, unas nuevas zapatillas para pedalear (no confundir con las de freno) adquiridas del Decathlon y marca Quechua y una bolsa-alforja para acoplarla en la bicicleta que la veo muy útil para llevar esa cosillas demás de una manera más práctica.

Justo a por mi paso por Santa Justa, en la glorieta de José Laguillo con Juan Antonio Casvestany estaba aparcado el bus de la Botiga del Fútbol Club Barcelona, la tienda oficial del club aprovechó que el día anterior disputó el Barça el partido de liga contra el Sevilla F.C, en el Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán, para aparcar por allí y acercar sus productos a la ciudad.

Seguí el camino girando por María Auxiliadora hasta el Puente de la Barqueta, allí esperaba Nico mirando hacia el Guadalquivir, ¿Qué era lo que estaba mirando con tanto interés?. Al llegar un montón de embarcaciones estaban bogando curso arriba. Se estaban celebrando los Campeonatos de España de Piragüismo.

Las palabras “piragua” y “canoa” son términos americanos, pertenecientes a las lenguas arahuacas, utilizadas para denominar a dos tipos de embarcación características de la cultura taína, con las que los habitantes locales realizaban navegación de cabotaje en la zona del Mar Caribe. Ambas embarcaciones tienen la característica de no tener diferencias entre la proa y la popa, pero una diferencia entre ellas es que la piragua era algo más grande y podía incluir el uso de velas. El 26 de octubre de 1492, Cristóbal Colón introdujo la palabra “canoa” en la cultura europea, que de ese modo se convirtió en el primer americanismo reconocido por la lengua española.

Otra embarcación utilizada en este deporte es la que se denomina con la palabra kayak, es una palabra inuit (esquimal) que significa “bote de hombre”,   hace referencia al bote para una sola persona consistente en un armazón de madera revestida de pieles y que tiene una antiguedad de al menos 7.000 años.

La primera competición de este deporte se realizó en Canadá. El primer club fundado de este deporte fue el Royal Canoe Club de Londres en 1886 y del Támesis se difundió al Rhin, donde tomó más importancia. Se federó internacionalmente como práctica deportiva en 1924 y en los JJOO de Berlín de 1936 se oficializó como deporte olímpico. Alemania y Hungría son los países con más campeones.

Continuamos la misma ruta que hicimos el sábado anterior pasando por los mismos puntos de paso por Camas hasta llegar a Santiponce. Entramos a la ciudad por la calle Azahar y llegamos justo a la entrada del pueblo donde atraviesa la carretera de Valencina de la Concepción.

Santiponce es un municipio que debe su nombre al santo romano Pontius, muerto en Roma el año 250, del genitivo Eclesia Sancti Pontii, sin embargo hay otra versión del nombre  es la que deriva de “pozo santo” pues junto a él reposó el Santo Isidoro de Sevilla en su viaje a Cartagena, desde el cercano Monasterio.

Santiponce estaba asentado en la isla ribereña de Hierro lo que hoy son los terrenos del Estadio de La Cartuja, pero debido a las riadas de 1600, los vecinos supervivientes buscaron la protección de los monjes del Monasterio de San Isidoro del Campo, quienes les cedieron tierras más altas, edificándose el nuevo Santiponce, casi en su totalidad, sobre las ruinas de la ciudad romana de Itálica. En el siglo XVII, es conocida con el nombre de “Sevilla la Vieja”.

Siguiendo nuestra ruta si continuamos al frente nos encontramos con la calle Fuente la Mula.

Siguiendo esta calle a su terminación comienza otra vía verde la de Itálica.

Ya tendremos tiempor para hacer otra ruta por esta vía y de hablar de ella pero lo que ahora nos ocupaba es hacer la visita a Santiponce y su legado cultural. Para ello callejeamos por la calle Pedro Mariscal y del Guadalquivir hasta la avenida del Arroyo del Cernícalo que terminaba en una glorieta atravesada por la Avenida de Extremadura. Si siguen esta travesía dirección norte, una calle a la derecha llamada Manuel González Rodriguez,  una de sus ramales es la calle Trajano, donde se sitúan tras una verja las Termas Menores.

Se estima que estas termas ocuparon una superficie de 5000 metros cuadrados y está en el sector más antiguo de la ciudad romana de Itálica. Construidas en el Alto Imperio Romano estaba muy cerca del foro. La fecha data de la época del Emperador Trajano.

Actualmente solo se pueden observar 1800 metros cuadrados. El acceso principal en su época estaría situado en la Calle Adriano.

Las estancias cálidas dispondrían de hornos y calderas para calefacción de aire y agua. El aire circularía por cámaras huecas bajo el suelo (hipocaustos) y entre los muros y su revestimiento. En cambio el agua caliente circularía por tuberías de plomo.

Otras elementos del lugar son la piscina fría, la Tepidaria o sala templada, el frigidarium o sala de temperatura fría, el alveus o la pila para el baño, las saunas, el caldarium o sala cálida y el criptopórtico donde se ubican los hornos.

Tras ver los primeros vestigios de Itálica salimos de la calle hacia Juan Sebastián Elcano, donde divisamos el Cementerio San José próximo al Conjunto Arqueológico de Itálica, para ello había que subir una cuesta, avanzamos al lugar para parar justo en la verja que cierra las ruinas romanas.

Imágenes de Itálica

Itálica fue una ciudad romana fundada en el año 2o5 a.C, en los paraderos de un anterior poblado turdetano que la ocuparon durante dos siglos. Fue la primera ciudad romana fundada en Hispania y también fuera de territorio italiano.

Al finalizar la Segunda Guerra Púnica en Hispania, Publio Cornelio Escipión asentó a los soldados heridos en una ciudad turdetana preexistente -cuyo nombre original se desconoce-, en la zona alta del Aljarafe, en la ribera oeste del río Baetis, ubicada a medio camino entre las también ciudades turdetanas de Hispalis (Sevilla) e Ilipa (Alcalá del Río, SE).

Itálica comenzó como Colonia Latina con una estructura castrense, fue con Julio César cuando pasó a tener el status de Municipio Civil de los Romanos gracias al apoyo que le dieron en la Guerra civil contra Pompeyo.

Con Augusto ya pudo acuñar moneda, con su propia ceca de fabricación.

Uno de los motivos por los que Itálica pasó a la fama fue por ser la cuna de nacimiento de dos emperadores de Roma, Trajano y Adriano. Y fue en esta época cuando la ciudad se le reforzó el prestigio como ciudad romana.  Ambos emperadores, que sin duda debieron en buena parte su ascenso al trono al importante grupo de presión hispano existente en el senado romano desde al menos la época de Claudio y Nerón, fueron particularmente generosos con su ciudad natal, ampliándola y revitalizando su economía.

Tras el Imperio romano, sus murallas fueron restauradas por Leovigildo en el año 583, en el marco de sus luchas contra Hermenegildo. Otra buena muestra de esta pervivencia y prestigio, al menos hasta el final del siglo VII, es la presencia de obispos italicenses en varios concilios cristianos, siendo el último en el que se documenta uno de ellos, un tal Cuniuldo, el XVI de Toledo, en el año 693 Itálica llegó aún viva a la época musulmana, cuando varios autores árabes la mencionan con el nombre de “Talikah/Taliqa” . De tal modo que no es hasta el siglo XII cuando debió de ser realmente abandonada, pasando a ser un despoblado, llamado por los cristianos “Campos de Talca“.

De vuelta a Santiponce, desde el pueblo se puede contemplar esta postal del Traianeum o Templo de Trajano, es un templo dedicado al emperador Trajano, nacido en Itálica, y que fue erigido por su sobrino, el emperador Adriano. Se encuentra en una plaza de la nova urbs, rodeada por una plaza porticada. Tiene una superficie de una hectárea.

Se trataba de un templo ubicado sobre un podio en altura. Estaba construido en un gran recinto cuadrangular circundado por un pórtico que limita con el exterior con un muro compuesto por exedras rectangulares y semicirculares alternas. Las dimensiones de la plaza que albergaba el templo eran, de 86 por 56 metros de interior, escoltada por cien columnas de mármol de la isla griega de Eubea.

Aún nos quedaba otra parte del conjunto arquelógico y para ello había que atrevesar nuevamente el pueblo e ir al Cerro de San Antonio donde se ubicaba el Teatro Romano. Para ello rodamos de nuevo por el casco urbano, pasando por las céntricas zonas de la Plaza de la Constitución y la Calle de la Iglesia. De esta zona destacamos dos cosas, el centro de interpretación Cotidiana Vitae y la vista del campanario del Monasterio de San Isidoro del Campo desde la Calle de la Iglesia.

Al fondo de esta imagen situada en la Plaza de la Constitución, la Cotidiana Vitae es un centro temático que propone una visita guiada, de entre 45 minutos y una hora de duración, por los que fueron espacios públicos y privados de una ciudad romana del siglo II. En este escenario, de dos plantas, se conjugan recursos audiovisuales con reconstrucciones de edificios (casa unifamiliar o ‘domus’, termas, taberna y plaza) y estancias (atrio, cocina, dormitorios o ‘cubicula’ y ‘triciclium’ o comedor).

El objetivo es difundir el patrimonio de la época clásica en el Bajo Guadalquivir de forma amena y cercana como era la vida en la Hispania romana.

Y al otro lado, desde la misma calle de la Iglesia donde estamos situados, una bella postal del pueblo con el campanario del Monasterio de San Isidoro del Campo, considerado el monasterio cisterciense más meridional de Europa.

Tras esta parada rodeamos el pueblo por la ancha calle Menéndez Pidal hasta llegar al Teatro Romano de Itálica. Pero al estar vallado por obras solo pudimos ver una parte. Esta obra civil data del mandato de Augusto, y se localiza extemuros al Este de la ciudad. Se compone de una cavea o graderío, escenario y pórtico de cuatro lados.

Durante el siglo I, fue ampliado y mejorado con mármoles, construyéndose el el graderío superior y la plaza porticada. En la galería norte se construyó un templo dedicado a Isis. Su último cambio data de época de Adriano y fue a partir del siglo IV, cuando comenzó su deterioro desapareciendo el graderío y usándose como talleres artesano y tiendas. En el siglo siguiente se abandonó su utilidad y se uso como cementerio.

Tenía una capacidad para 3.000 espectadores, y en él se escenificaban representaciones de obras trágicas, cómicas y espectáculos de mimo. Excepcionalmente, se producían actuaciones musicales e, incluso, algún acto religioso, especialmente los relacionados con el culto al emperador.

Según fuera la condición de la persona se le asignaba un lugar u otro de los graderíos, los soldados, los hombres casados, y los jóvenes junto a sus preceptores, debían ocupar espacios separados. En la zona más alta se sentaban por orden las mujeres, los plebeyos libres pero pobres y finalmente los esclavos.

Nosotros nos encotramos en la zona trasera del teatro, que daba al río, estaba ocupada por un amplio pórtico, con pedestales inscritos de distintas épocas, y un pequeño santuario dedicado a Isis (Iseion), con lápidas de plantas de pies, similares a las del Nemeseion del anfiteatro.

Los materiales utilizados fueron, principalmente: en las fases más antiguas, caliza amarillenta y gris, y en la imperial cemento y ladrillo, y mármoles blancos y polícromos, para columnas, arquitrabes, revestimientos (por ejemplo, del graderío).

Todavía nos quedaba un último monumento arquitectónico, para ello debiamos dar un salto cronológico a la Edad Media, es una de las obras más llamativas de Santiponce, se trata del Monasterio de San Isidoro del Campo. En ruta solo teníamos que atravesar la misma calle por la que llegamos y Cipriano Valera.

El monasterio fue fundado Alonso Pérez de Guzman El Bueno y su su esposa María Coronel, en el año 1301.  La edificación tuvo lugar sobre una ermita mozárabe en que según la tradición estuvo enterrado San Isidoro de Sevilla, hasta que fue traslado a la Basílica de San Isidoro de León en 1063.

El Monasterio fue cedido a los monjes cistercienses, siendo el Monasterio Cisterciense más meridional de toda Europa, que estuvieron en él hasta 1431. Los cistercienses fueron sustituidos por los ermitaños de los Jerónimos y en 1568 fue ocupado por la Orden de San Jerónimo. Aquí se hizo la primera traducción de la Biblia al castellano, obra de Casidoro de Reina, un monje extemeño de la orden de los Jerónimos que logró escapar de la Inquisición ya que en el monasterio se leían y traducían libros prohibidos por ella y fueron acusados, este monje se convirtió al Protestantismo tras huir a Alemania de la perscución del la Contrarreforma. Incluso algunos monjes fueron ejecutados en actos de fe.

Es un monasterio fortaleza de doble iglesia de dos estilos, gótico y mudéjar.

En 1432 fue reformado por los monjes jerónimos. Entre su patrimonio artístico, destacar las pinturas murales y un retablo de Juan Martínez Montañés y dos de sus tres esculturas que no son sagradas, que son las figuras orantes de Don Alonso Pérez de Guzmán y Doña María Coronel.

En este sitio para terminar la ruta cultural nos hicimos una sesión de fotos.

Y nos quedaba nuestro homenaje gastronómico.

El calor apretaba un poco y optamos por tomar una cervecita, además apetecía con sol que hacía. Durante nuestro paso es fuimos memorizando, los locales hosteleros y nos llamó la atención uno donde ofrecían las medias de Cruzcampo a euro, como en la época de estudiante, así un precio llamativo hizo que nos decantásemos para hacer nuestra posta aquí y dedicar nuestra cita gastronómica de la ruta en este sitio. Para localizarlo a nuestra vuelta tomamos la referecia del parque, ya quie se ubica justo a su lado. Y allí nos encajamos, en la Cervecería Enreda2 de Santiponce.

Y allí al sol del domingo próximo a la una de la tarde, nos sentamos en una mesa de los veladores expuesto en frente. Nos atendieron amablemente Miguel y Loli durante la estancia. Para abrir boca empezamos con una media. Después repetimos bebida y nos pedimos un par de tapas para acompañar el trago. Nico se pidió berenjena de pollo con salmorejo y yo una carne en salsa al estilo árabe.

Yo que probé esto de la salsa árabe, contar que tenía un saborcito dulce que acompañaba muy bien a la guarnición y a la carne. Pregunté el tema de la salsa y entre otros ingredientes me comentaron que utilizaban cayena, que es la pimienta roja, llamada así por una ciudad de la Guyana Francesa. Entre las propiedades de este condimento está la de acelerar el metabolismo, por esta razon tiene acción adelgazante, anticelulítica, mejora la apariencia de las piernas, reduce y previene las varices, con lo cual el cuerpo quema más calorias favoreciendo la perdida de peso y la reduccion de medidas.

Una vez acabados nos despedimos de Santiponce para regresar a Sevilla. Este vez no ibamos a tomar por la ida sino que volveríamos por otro camino distinto. Salimos por la ruta del Camino de Santiago, o al menos allí había carteles de señalización. Salimos de la ciudad italicense desde la calle Menéndez Pidal pasando por un debajo de la Carretera N-630, la Ruta de la Plata, llamada así porque evoca el trazado de una calzada romana que conducía desde Emérita Augusta (Mérida) hasta Asturica Augusta (Astorga), pero esta reinventada y más contemporánea conduce desde Sevilla a Gijón.

Tal denominación se debe, como en muchas ocasiones ocurre, a una evolución popular de una confusión fonética. En época andalusí, a esta ruta se la denominó al-Balat (el camino). Es posible que esa pronunciación llevó a que la gente transfiriera el sonido al del preciado metal, y de ahí que comenzara a denominarla Vía de la Plata en una fecha indeterminada, pero anteriores a los primeros documentos escritos y referentes a este lugar bajo el puño y letra de Colón o Antonio de Nebrija por ejemplo.

Dejando esta carretera secundaria volvimos la vista de Santiponce y nos adentramos por un camino de tierra que atravesaba los campos de cultivos más próximos a Sevilla, por allí pasamos cerca de las Instalaciones de Grúas Sancho Toro, Sociedad Limitada, hasta girar a un camino adyacente a la Ronda Circunvalación SE-30, subimos una rampa  y circulamos por la pista peatonal de la carretera hasta adentrarnos al Estadio Olímpico de La Cartuja, dejamos el recinto deportivo ya por el carril bici y nos adentramos en La Cartuja donde se despidió Nico y yo retomé mi vuelta a casa.

Como se me averió mi cuentakilómetros no pude medir la distancia, así que publicamos los recorridos de este día por el ciclocomputador de Nico que son 31,51 kilómetros.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a RUTA CAMAS SANTIPONCE

  1. MARY PALACIOS dijo:

    Hola chicos, he estado echando un vistazo al cuaderno de rutas, está muy trabajado! Me alegro de que hayáis encontrado una afición común y echéis tan buenos ratos conociendo la provincia y haciendo deporte que es muy sano! Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s