VIA VERDE DE ITALICA

“Cuando te quedes contemplando un lugar por su belleza… recuerda el camino”.

Comienzo esta historia desde el pasado 25 abril. Ese día llegó mi nueva bicicleta, que realizó un largo periplo de miles de millas desde el Lejano Oriente pero que comenzó con un primer paso, el de mi primera pedalada.

Mi primera pedalada hizo que aprendiera a mantenerme en bici, a mantenerme en equilibirio sin caer, a avanzar y llegar a un lugar, una meta. De la primera pedalada progresé a realizar paseos en ese nuevo vehículo sintiendo una sensación de dominio y poder alcanzar el lugar que quisiera.  Nada se anteponía a esas pedaladas de ímpetu por aquella novedad. Iba recorriendo cada tipo de camino a medida que me hacía más mayor. La calle, el barrio, el pueblo, la carretera…., sus llanos, sus cuestas, su bajadas. Nunca pensé que esta forma de trasladarme de un sitio a otro iba a darme nuevas sensaciones aventureras: exploraba, me orientaba, encontraba y descubría…

Ese era el comienzo de esa práctica, un flash back, que ha hecho que me decida a volver a coger la bicicleta que tenía abandonada y rememorar aquella sensaciones del mountain bike.

El mountain bike es una actividad muy igualitaria para todo el que la practique, y recomendable para todo tipo de personas, desde los más jóvenes hasta los más mayores. Es una forma sana, divertida y segura de practicar una modalidad de ciclismo. Nos permite huir del ruido,  del humo de los coches, nos evita ese miedo de pedalear por carretera. Es una práctica con las que divisas nuevos lugares que antes no habías visto y además compartes con compañeros, rutas y experiencias, o al menos, el rato que dura la excursión, porque eso, entendido con esta filosofía, es mucho más importante que llegar primero en una competición.

El mountain bike no es sólo ir en bici, es desmontar de ella, andar a pie con ella, disfrutar del entorno del que formamos parte, de su belleza, sus sonidos, sus colores. Sentir los efectos del tiempo mientras ruedas: el calor, el frío, salpicarte de barro, rodar montaña abajo a ritmo vertiginoso, luchar contra la debilidad de nuestro cuerpo cuando una cota nos exige un sobreesfuerzo al que no estamos acostumbrados a realizar… Esta práctica deportiva es eso y mucho más, es aquello que queramos que sea.

Y como es aquello que quiero que sea, tomé la decisión de buscar una nueva bicicleta que se adapte lo mejor a mi propia práctica de este ejercicio deportivo y que me ofreciera todo lo que yo busco, buscar esas sensaciones que he descrito con anterioridad. Era hora de cambiar al viejo Moscardón, por una bici más adaptada a nuevos retos y a los nuevos recorridos que busco realizar. Era el momento de elegir una nueva máquina.

Desde que la ví tenía el presentimiento que podía ser mi bici, es la Trek 6000, una bicicleta de suspensión delantera rígida con los colores azul, negro y blanco. Era como un flechazo, aunque fui a ver más bicis por aquello de mirar más modelos y marcas. Muchas veces esta no es la mejor opción porque elegir una bici puede resultar un poco desalentador debido al amplio abanico de marcas y ofertas que hay en este mundillo. Pero mi opción no me dio lugar a dudas, ninguna de las vistas con posterioridad me convencía como ésta. Su estética, componentes, su relación calidad precio hizo que tuviera muy clara la elección. Para ello me ofrecieron una buena oferta de precio en Bicicletas Astolfi, por lo que la encargué el 17 de febrero fecha en la que he ido ahorrando un dinero semanalmente para poder pagarla en cuanto aterrizara. Y aterrizó…

La recogí el mismo día que me avisaron desde la tienda, por la tarde. Solicité previamente que le incluyeran unos acoples Ritchey, una marca de accesorios de bicicletas creado por uno de los considerados pioneros del Mountain Bike, Tom Ritchey y un ciclocomputador Bontrager para medir las distancias y tiempos empleados y hacer sus medias. El bidón serigrafíado con publicidad de la casa, portabidón e inflador de mano. Yo mismo adosé una bolsa de herramientas en el sillín para casos de emergencia mecánica. Con estos mimbres y con los que vaya poniendo poco a poco con el tiempo, ya tengo la nueva “burra”.

Ya entregada, le hice su primer rodaje, unos 10 kilómetros por vias urbanas, por el carril bici sevillano. Las sensaciones eran totalmente novedosas. Por postura mucho más alto, mucho más ancho debido a la amplitud de su manillar. Los cambios con mayor comodidad desplazan la cadena a su antojo. En cuanto a los frenos hidráulicos noté mucho la diferencia, con respecto a la antigua Bh,  ya no hace falta apretar como antes, con solo darle un poquito frena. Y luego la ruedas de 26 pulgadas que tienen una capacidad de 2,2. Por tanto unas buenas ruedas para andar por el campo. Un todoterreno traducido en bicicleta.

Otra de las cosas es el peso. Todas las bicicletas actuales pesan bastante menos que las de hace 20 años debido al material con el que están hechos, así que mayor comodidad a la hora de transportarla o cegerlas en peso.

Durante el fin de semana el mal tiempo impidió una salida para su estreno, tuve que esperar otro día. Todo quedó postpuesto al Primero de Mayo, día festivo por ser la fiesta del Trabajo, porque fue el día más indicado para salir de ruta con Nico. Decidimos estrenarla recorriendo la vía Verde de Itálica que parte desde la localidad de Santiponce.

La hora de quedar era a las 10:30 horas, el lugar el Puente de la Barqueta. De nuevo me prepararé para la ocasión. Como novedades además de la novedosa bicicleta Trek intercambié los cristales de gafas antireflectantes y con mayor protección del sol. Estrené el maillot naranja y unos baggies Rockrider.

Partí hacia el punto de encuentro tomando Ciudad Jardín, Gran Plaza y los barrios de Nervión, Santa Justa y Macarena hasta llegar al puente de la Barqueta. Allí juntamos por primera vez nuestras Trek, la 4900 de Nico y mi 6000.

Y claro, por supuesto mi primera foto con la nueva máquina.

Con los puntos de interés de la ruta anotados  y guardados en el portamapas, iniciamos el camino a una nueva aventura en dirección al Puente del Alamillo,  para pasar al otro margen del río, allí buscamos el carril bici que pasa por las proximidades del Estadio Olímpico de La Cartuja.

El Estadio Olímpico de La Cartuja es un estadio de tipo multiuso y ubicado en parte en terrenos del colindante municipio de Santiponce. Por capacidad se sitúa como el tercero más grande de España después del Camp Nou de Barcelona y el Santiago Bernabeu de Madrid.

Se ubica en la Isla de La Cartuja, de la que toma su nombre, lugar de emplazamiento del Monasterio de la Cartuja. El Estadio de la Cartuja se diseñó siguiendo todos los criterios del Comité Olímpico Internacional  con vistas a acoger los Juegos Olímpicos de 2004, cosa que nunca sucedió. Aún así la administración sigue denominándolo “Olímpico”

El estadio es gestionado por la Sociedad Estadio Olímpico de Sevilla S.A., compuesta por la Junta de Andalucía (40% de la propiedad), el Gobierno de España (25%); el Ayuntamiento de Sevilla (19%), la Diputación Provincial de Sevilla (13%) y un 3% repartido a prorrata entre los dos clubes de fútbol de la ciudad: el Real Betis el Sevilla FC.

El coste total de la construcción del Estadio de la Cartuja ascendió a 120 millones de euros.

Diseñado por el equipo de arquitectos Antonio Cruz Villalón y Antonio Ortiz García, el estadio fue inaugurado por los Reyes de España el 5 de mayo de 1999 en un partido de fútbol que enfrentó a las selecciones de España y Croacia, con resultado de 3-1. A partir del 20 de agosto de 1999 albergó el 7º Campeonato Mundial de Atletismo de la IAAF, evento que motivó su construcción. En la actualidad el estadio se explota como sede de grandes espectáculos escénicos y deportivos además de ser sede de numerosas empresas y organismos.

Dejamos atrás el Estadio por una pasarela que conduce a un carril de uso peatonal y ciclista del Viaducto de la Ronda de Circunvalación SE-30 y que conduce a la parte baja del Aljarafe.

Salimos de esta vía peatonal que daba paso a una vía pecuaria  que nos conduciría a una vía de servicio próxima a la entrada a Santiponce. Justo a la entrada de este pueblo una indicación del Camino de Santiago.

El Camino de Santiago es una ruta que recorren los peregrinos procedentes de toda España y de Europa para llegar a la ciudad de Santiago de Compostela, lugar de veneración y donde se hallan  las reliquias del apóstol Santiago el Mayor. Durante toda la Edad Media fue muy concurrido, después fue ligeramente olvidado y en la época actual ha vuelto a tomar un nuevo auge. Los caminos por los que llegan los fieles a Santiago son muy numerosos, parten desde distintos puntos no sólo de la geografía española sin también europea. El que parte desde Sevilla es la Ruta Jacobea de la Vía de la Plata.

La Ruta Jacobea de la Vía de la Plata fue utilizada por los conquistadores musulmanes desde la ciudad andaluza de Sevilla hasta la leonesa de Astorga, desde donde se toma el Camino de Santiago Francés hasta llegar a destino.

Aunque como ruta jacobea no cuenta con la antigüedad de otras rutas históricas de peregrinación a Compostela, este recorrido sigue el trazado de una de las vías de penetración de mayor importancia histórica de la Península Ibérica: la Vía de la Plata.

Pero a pesar de no contar con el legado histórico de otras vías de peregrinación compostelana, ésta es una de las más notorias entre las que recorren España, puesto que en ella confluyen todos los caminos procedentes del sur y muchos de los que lo hacen desde el este.

En la actualidad, la mayoría de los tramos de este camino, están dotados de infraestructuras suficientes para la peregrinación a quienes proceden del sur.

Seguimos por la vía, hasta buscar una entrada al pueblo, mientras dejábamos el Monasterio de San Isidoro del Campo, del que ya tratamos parte de su historia en el capítulo dedicado a la Ruta Camas Santiponce. Hasta que por fín, dimos con la entrada que pasa justo por debajo de la Carretera N-630.

Entramos en la localidad ponciana rodeándola, e intentando memorizar todo el camino que hicimos por la ciudad hace unas semanas  en sentido contrario. Hasta llegar a la otra punta a las afueras del pueblo, tuvimos que emplearnos un poco a fondo ya que el terreno picaba un poquito cuesta arriba, no era muy empinado pero siempre se ascendía.

A la salida del pueblo encontramos la vía verde de Itálica en cuya foto aparece trazada en color verde claro.

La ruta en sí parte desde Camas hasta el Puente de Judío. Aunque en esta edición partimos desde Santiponce, a la altura de las ruinas de Itálica. Es apta para otras actividades como el senderismo o las rutas ecuestres. Sus primeros tramos discurren por estepas de cereales.

Para investigar el origen de esta vía tenemos que remontarnos hasta la década de los 60. Las cercanas minas de Aznalcóllar, al noroeste de Sevilla, estaban unidas al río Guadalquivir a través de un ferrocarril de 27 kilómetros de largo, que hoy se ha convertido en la Vía Verde de Itálica. Dicha vía entre Camas y Sevilla, la ruta se denomina Vía Verde de Camas, que se convierte en la Vía Verde de Camas y Santiponce, hasta llegar a Santiponce y el tercer sector entre Santiponce y el Puente del Arroyo del Judío en Vía Verde de Itálica, ya que solo esa parte está condicionada como vía verde ya que el resto se sigue considerando como antigua trazado ferroviario.

La vía verde se le llama de Itálica por cruzar el yacimiento arqueológico romano que da su nombre y continúa al noroeste de Gerena, por otro tramo. El último tramo del ferrocarril, de 5 kilómetros, desde Gerena hasta las minas de Aznalcóllar, no ha sido reacondicionada para esta vía.

El primer punto de interés es el llamado puente de los Vinateros. Un vinatero es la persona que produce o comercia vino.

Este puente de principios de siglo XX, en realidad se trata de un paso elevado. Por debajo del cual, donde transitamos nosotros discurría el Ferrocarril de Aznalcóllar. Está emplazado  en el término municipal de Santiponce; su estado de conservación no es demasiado bueno porque presenta numerosas grietas, eso no quita que todavía hay quienes se atreven a cruzarlo con vehículos ligeros.

El puente fue construido por la Compañía Gaditana de Minas, porque el ferrocarril en esa zona atravesaba un camino muy antiguo, que comunicaba Santiponce con Valencina y con otros pueblos limítrofes del Aljarafe, y  era frecuentado por los numerosos carruajes de tracción animal que se empleaban en el campo por aquella época.

Desde nuestro punto de vista hacemos mención de esta foto denuncia sobre la situación del estado de esta obra civil, ya que presenta numerosas grietas de gran abertura que pueden suponer un peligro de derrumbe. Lo malo es que el puente sigue siendo transitado y utilizado.

Tras dejar el puente, nos recreabamos con los paisajes de este entorno, su contorno cromático del color de la tierra y del verde de los cultivos era espectacular y en medio un camino compacto color albero regado por las últimas lluvias, serpenteaba hacia el horizonte.

Siguiendo este camino nos aproximamos a una arboleda de eucaliptos flanqueado a su derecha por un cortijo andaluz. Se trata del Cortijo de Villadiego, en el término de Valencina de la Concepción.

En las zonas sureñas de España debido a la actividad agropecuaria, es muy común un tipo de hábitat rural disperso, alejado del núcleo urbano, llamado Cortijo. Consta de zonas de vivienda y otras dependencias propias para la explotación agrícola de un extenso territorio alrededor, compuestos de cuadras, graneros, molinos, corrales o huertas. Su tiempo de apogeo se dio en el siglo XVIII, sobretodo en las regiones de Andalucía, Extremadura y La Mancha.

Estos edificios en su mayor o menor magnitud va dependiendo del tipo de explotación, pero lo más característico es que se encuentran aislados en el campo, muy alejados de las localidades donde se concentra la población. El gran tamaño de las propiedades agrícolas las sitúa en el ámbito del latifundio, y explica buena parte de las características socioeconómicas que se desarrollaron durante los siglos XIX y XX oponiendo el status de un lado a los jornaleros sin tierras y al otro,  los señoritos o caciques  que se abstenían al trabajo de la tierra.

La palabra puede provenir del bajo latín cohorticulum, que es diminutivo de cohors, que significa Cohorte. Esta palabra tiene varios significado como “séquito” o “agrupación”. El Diccionario de la Real Academia lo testifica como derivación de la palabra Corte.

El cortijo es, en su origen, una edificación muy habitual en grandes explotaciones en las que, se va combinando como dedicación principal un sistema de rotación de cultivos con el objeto de aprovechar mejor los nutrientes de la tierra, junto con un aprovechamiento ganadero complementario, que suministraba animales para la labor, posibilitando el estercolado de los suelos para un mejor abono de la tierra, y que aportaba una renta adicional para el propietario. Por tanto el cortijo en sí cumplía una necesidad para muchas personas, posibilitando el alojamiento de trabajadores, estables o jornaleros temporales, y a los propietarios cuando estaban de manera ocasional, pues poco trabajaban su tierra con el sudor de sus manos. Otras dependencias servían para el acomodo del ganado y el almacenamiento de los aperos y productos agrícolas, todo ello en edificios amplios, organizados en torno a uno o más patios de distribución.

El antecedente del cortijo, lo tenemos en la  alquería de la España musulmana y en la villa romana, que también son construcciones propia de las explotaciones agrarias pero según su época.

Tras el pequeño parón y la sesión de fotos de la cortijada, cojimos como el nombre del cortijo, las de Villadiego, para terminar nuestra ruta del día.  Ya estamos cerca por lo que solo con avanzar terminamos la ruta de la Vía de Itálica porque el camino confluía en otros.

Al fin llegamos, justo en el punto de termina la vía verde de Itálica y comienza el antiguo trazado ferroviario de Aznalcóllar, pero eso si Dios quiere será en otro momento.

Nosotros aprovechando que estábamos en un bello paraje y con panorámicas espectaculares, decidimos apostar nuestras bicis que ya bastante trabajo han tenido y recrearnos con el entorno de este lugar.

Polvo y barro, es el color que han tomado hoy el estreno de mi bici y la Poderosa. Qué más se puede pedir, en este tipo de terrenos se sienten como pez en el agua y prueba de ello, será el trabajo que vamos a tener cuando lleguemos a casa, solo hay que ver estas dos fotos para comprobarlo.

El área libre donde estamos situados es un espacio donde confluyen varios caminos como el traíamos con nosotros, la llamada Vía verde de Itálica, la antigua línea de ferrocarril de Aznalcóllar, la Ruta del Agua y la Cañada Real de Medellín.

La Cañada Real de Medellín a Isla Mayor, es un antiguo camino para ganado transhumante ya en desuso que conducía desde León hasta las inmediaciones de Doñana. En la actualidad,  forma parte de actividades de recreo, donde conviven en armonía flora y fauna.

Perdices, cordonices, alondras, mirlos o carboneros junto con otras aves ponen el sonido a este espacio de cañaverales, chopos y álamos. Quisimos hacer el papel de reporteros biólogos y este fue nuestro experimento. Esperemos que puedan disfrutar de él.

Y como no, como habíamos terminado la ruta, turno para nuestra ya tradicional foto familia que nos acemos al acabar.

El puente del Arroyo del Judío era lo que marcaba el fin de nuestro trayecto y al menos punto de paso para otras tres más que hemos descubierto y que haremos en próximas ediciones.

Este puente fue construido por la Red Ferroviaria para salvar el curso del Arroyo del Judío o Arroyo Pie de Palo como también es conocido el cauce, y que permitiese el paso del tren. El puente ferroviario está construido con ladrillos de fábrica prensados y posee el sistema de reforzamiento de arcos con raíles, tiene tres arcos de medio punto iguales y espaciados uniformemente; pero su planta es ligeramente curva, debido al segmento semicircular que existe entre la donde esta ubicada la casi desaparecida Estación de Valencina y la recta que se inicia que conduce a las proximidades del “Cortijo de Villadiego”.

Su coronación está resuelta con los mismos ladrillos de fábrica que se utilizaron para su construcción unos macilentos sillares de granito. Sus arcos se inician casi a ras de suelo, ya que la depresión del terreno en esa zona no resulta tan impresionante y ni tan profunda.

Sobre el estado de conservación hay que avisar de la rotura o del expolio de uno de los zunchos de reforzamiento de los arcos; así como el “descarnamiento” que va sufriendo de uno de los pilares de cimentación del puente en el lecho del Arroyo, a consecuencia de las fuertes lluvias. Si el agua sigue socavando la base arcillosa donde se cimenta este pilar, este puente de Valencina podría fracturarse o agrietearse seriamente. por lo que es conveniente que debiera ser restaurado, aunque se vea mas fuerte que el anterior de los Vinateros. Nosotros quisimos hacernos una sesión fotográfica en él y damos constancia una vez probado su paso de la precaución a tener cuando pasemos por él, por la gran cantidad de piedras sueltas que dificultan el paso y que pueden hacer que patinen las ruedas y el no tener barandas de protección, pueden suponer peligro si no se pasa muy despacio.

Tras dar por acabada la ruta era hora de retornar,  a la carrena por los caminos que traíamos a la ida, en pos, a la vez o por delante de La Poderosa de Nico. Por cierto, había que buscarle un nombre a la compañera de La Poderosa.

Y no iba a tardar mucho, en esta ocasión, la musa de la ocurrencia en poner nombres a las bicis me inspiró al acordarme mientras iba pedaleando,  de aquella figura de la literatura del romanticismo y de la realidad histórica que merodeaba y hacía sus correrías por los campos y sierras de Andalucía. Hoy en día los vemos como auténticos héroes de la sociedad y a la vez como bandidos o forajidos de las leyes, una especie de Robin Hood a la española. Se trata del Bandolero. Mi bici como le ha tocado ese destino  tras venir desde lo más remoto del mundo para correr por estos mismos tipos de caminos que recorrieron con anterioridad y por citar algunos de esos forajidos como; El Tempranillo y El Guapo de Lucena, El Vivillo y El Pernales de Estepa, El Cencerrito de Coripe, El Barquero de Cantillana, El Tragabuches de Arcos de la Frontera, El Cristo de Zahara de la Sierra, Pasos Largos de El Burgo, Diego Corrientes de Utrera o la cuadrilla formada por Los Siete Niños de Écija. Esa fue la inspiración para personificar a la nueva bici como La Bandolera.

Así que, tenemos a La Poderosa y La Bandolera dispuestas a protagonizar nuestras nuevas aventuras del mountain bike.

Volvimos a Santiponce, por lo tanto era la hora y el lugar para hacer parada obligada y reponer fuerzas y de paso también para ocuparnos de nuestra sección gastronómica que hacemos en cada ruta.

Esta vez volvimos  para saludar a Miguel de la Cervecería Enreda2, a quién le dedicamos ahora este espacio de esta parte del blog. Nos gustó tanto  la vez anterior, que decidimos repetir, y además le estamos muy agradecido por su atención y el tiempo dedicado hacia nosotros para compartir un rato y charlar sobre nuestras experiencias con la bicicleta. Por este pequeño detalle, hemos decidido que cada vez que pasemos por el pueblo, nos vamos a acercar a su local de negocio para verlo y de paso dar a conocer las originales tapas de su cervecería situada junto al Parque de Santiponce. Su cervecería se llama Enreda2.

Y vaya si nos sorprendió, dedidimos pedir algo para nosotros por previa recomendación suya, para acompañar a nuestro tradicional par de cervezas, esa si que nos las perdonamos,  pedimos a gañote, una ensaladilla  y unas croquetas que como platos son muy comunes pero que llevan unos ingredientes que al menos para mí eran algo novedosos.

La ensaladilla es un plato originario de Rusia, por este motivo muchas veces se le conoce como ensaladilla rusa,  lo más característico es que se elabora con papas y puede combinarse con otras verduras, atún o pollo. Lo principal es que lleva mucha mayonesa. En este caso Miguel, nos la combinó con pollo y piña que por mi parte nunca he probado algo así y os lo puedo recomendar, por su sabor, tiene una sensación que al tomar es menos pesada que las comunes. Este plato fue inventado en  el año 1860 por Lucien Olivier, chef del restaurante Hermitage, uno de los restaurantes más conocidos de Moscú.

La versión original se servía fría y llevaba una especie de vinagreta, y es por esta razón por la que esta receta la denominan en otros países como ensalada Olivier, en honor a su inventor. Los ingredientes que empleaba la receta original de Olivier eran caros (por ejemplo empleaba carne de venado) y su composición así como su preparación eran un secreto oculto tanto por Olivier como por la familia que regentaba el Hermitage. Cuando el Hermitage cerró en el año 1905, la receta original se perdió, siendo imposible reproducirla hoy en día debido a la inexistencia de documento o receta que describa su elaboración exacta.

El plato trascendió más allá de los Urales, y llegó a Ucrania donde se le agregaron ingredientes más baratos tales como guisantes tiernos y pepinillos, y el venado fue sustituido por pollo. Actualmente es uno de los platos que más se consumen en Rusia, quizás por no ser un plato laborioso y del cual se puede saciar suficientes comensales en las festividades familiares. El plato tiene diferentes variantes. En las ciudades cercanas al extremo oriente de Rusia le agregan arenque y también pepinos no encurtidos. En el sur de Rusia,  le añaden vinagreta y zanahoria.

Es de la importaciones rusas más aceptadas en nuestro país  ya que el plato es tan popular que casi no hay bar que no lo presente entre sus “tapas” más populares o como aperitivo, siempre en su propia versión.  En España se toma, bien como ración o como una tapa. Suele servirse fría, recién salida de la nevera o refrigerador.

En cuanto a la otra petición, la croqueta, contar que este alimento tiene su origen en Francia. La propia palabra  croqueta es un galicismo que proviene del francés “Croquette” y la voz proviene del verbo croquer que significa “crujir”, ya que el bocado del alimento cruje al morderlo.  El plato es una porción de masa hecha con un picadillo de diversos ingredientes que ligado con bechamel, se reboza en huevo y pan rallado y se fríe en aceite abundante y bien caliente. Suele tener forma redonda u ovalada. En este caso, la idea de Miguel añadirle roquefort mezclándolo los ingredientes de la espinaca y los piñones, estuvo muy espectacular por a los dos nos encantó.

No se sabe con exactitud cual sería el origen de este manjar, podemos apostar que ese honor puede corresponder a Francia, aunque otros datos nos dice que puede provenir de los Países Bajos donde también son muy populares. En cualquiera de estos países, las croquetas forman parte de su alimentación como acompañante de otros platos o como plato principal o incluso como aperitivo. No obstante, hay datos demostrados que se remontan a principios del S.XIX cuando un conocido Chef francés de nombre Antonin Cáreme apostó por este plato para introducirlo dentro de la cocina de los inglesa. En un banquete especial, Antonin, preparó para el príncipe regente de Inglaterra y el Gran Duque Nicolás de Rusia, este alimento elaborado.

En otros idioma esta este plato se conoce tanto en inglés como en francés como croquette, krokette en alemán, croquete en portugués o crocchetta en italiano.

Terminado con este entremés dentro del blog, recomendamos si tienen oportunidad de visitar Santiponce para ver las Ruinas de Itálica o como punto de paso por este pueblo o mismamente si hacen el camino de Santiago desde Sevilla, o si deciden viajar a Sevilla, sepan que en la Cervecería Enreda2 disponen de una amplia variedad de platos a probar con un toque muy detallista.

A parte de dedicarle a Miguel este pequeño apartado, quisieramos agradercerles el  ya comentado rato de compañía que nos obsequió para charlar con él y compartiendo impresiones sobre el mundo de las bicis, este deporte y sitios cercanos para practicarlo.

Ya era hora de partir y regresar a Sevilla, por lo que tras terminar este homenaje gastronómico nos despedimos de Miguel y esperemos que hasta otra ocasión.

Nos dirijimos de Santiponce a Sevilla hasta el Estadio Olímpico, después entramos por el Parque del Alamillo para pasar por San Jerónimo, y Nico me acompañó hasta el Puente de la Barqueta, después vuelta a casa acabando así el primer viaje con la nueva bicicleta.

Al termino del día había completado una distancia de 49,8 kilometros, marcando en el odómetro de mi cuentakilómetros un total de 60 desde que estrené esta nueva bicicleta a partit de mi primera pedalada, una primera pedalada que ahora con este nuevo vehículo buscará otro tipo de aventuras. Aventuras que van a recordarme mucho,  aquellas iniciadas con mis primeros pasos en esta práctica hace mucho tiempo y que con los que encontré las sensaciones de todo aventurero: explorar nuevos recorridos, orientarse por los caminos, encontrar otros lugares y descubrir el maravilloso mundo en que vivimos. Sentir ese espíritu de aventura toca ahora vivirlo con la Trek 6000, con La Bandolera.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a VIA VERDE DE ITALICA

  1. MARY PALACIOS dijo:

    Se ve bonita esta ruta, tenéis fotos muy buenas (incluyendo la de las croquetas y la ensaladilla, ay qué hambre!)

  2. yoni dijo:

    La foto de la ensaladilla se ve que esta trucada en photoshop

  3. Carlos dijo:

    Ruta tranquila y muy bonita, da gusto ver gente que disfruta con este gran deporte. Enorabuena por ” el articulo “

  4. Victoriano Pelayo Martínez dijo:

    La ruta es muy bonita y cómoda,no tiene ninguna dificultad pero ojo cuando llegueís al Puente del Judío hay una desviación y en un cartel aparece AZNALCOLLAR 20 Km.Es mejor que os olvideís de este camino. Va por encima del antiguo trazado del ferrocarril minero , está lleno de piedras y al final esta cortado y no se puede continuar. Tiempo perdido y agotado…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s