XVIII Marcha Cicloturista 2012-Caminos del Aljarafe

Un nuevo reto, una marcha cicloturista por caminos y senderos, ese era nuestro primer desafío serio, pero para ello, había que desplazarse a Gines, punto de inicio de la cicloturista “Caminos del Aljarafe”, que este año iba a celebrar su 18ª edición. Para mí sería la primera, un bautismo de fuego.

Esta frase, es una traducción del francés “baptême de feu” en referencia a la primera experiencia de un soldado bajo fuego en batalla. Esto  ha pasado a una connotación en el sentido de hacer por primera vez algo de gran dificultad. El recorrido por contra era fácil pero lo que lo hacía más complicado, eran las altas temperaturas que registraron algunos ciclocomputadores de los bikers presentes, alguno comentó 46,2ºC de máxima, que convirtieron esta apacible marcha en una travesía bajo un sol de justicia.

Nunca imaginé que mi pequeño Miguel de dos años se iba a hacer un incondicional fan de un personaje de dibujos animandos de mis tiempos, Lucky Luke, “Ky Luk” como él le llama con su incipiente lenguaje. Suya es la frase que comienzo este blog, porque el vaquero la dice en la mayoría de las veces que comienza o acaba un capítulo de sus aventuras.

Soy un pobre cowboy solitario que está lejos de su hogar. Lucky Luke, personaje creado por Morris & Renné Goscinny.

Y esta vez como Lucky Luke, no hubo más remedio que ir solo, sin Nico, que por motivos familiares no puedo estar presente en la cicloturista de Gines. Así que solo y lejos de mi hogar.

La hora de cita era a partir de las 08:30 horas, que es la que empezarían a repartir los dorsales, y justo una hora después daría comienzo la salida. Por tanto, tocaba madrugar, levantarse temprano y salir para procurar estar en Gines sobre esa hora y dedicarle a mi insaparable compañero de rutas, Nico, el recorrido de la cicloturista.

La de Gines, era la cuarta Marcha Popular Cicloturista programada del Circuito Provincial de Sevilla organizada por la Diputación.

Para esta ocasión, la Organización, ha diseñado un circuito de 45 Km., técnicamente calificado de dificultad baja. La marcha ha sido prevista para una duración de cuatro horas y media, tiene su cota más alta en 150 metros.

El trazado  deportivo seleccionado cursaba por los municipios de Gines, Valencina, Salteras, Gerena y Salteras, para regresar de nuevo por el término de Valencina, camino de la meta, situada en el Polideportivo municipal de Gines.

Con esta carta de presentación decidí participar en esta cicloturista y de paso probar sensaciones con La Bandolera, mi nueva bici.

Para ello me preparé con mi maillot naranja, mis baggies negros y detalles en azul y una novedad en estreno, la Camelbak Lobo, una mochila de hidratación de tres litros de capacidad. Me unté crema solar por brazos, cara y piernas y me dispuse a salir rumbo a Gines.

Salí a las 7:20 de la mañana de mi hogar hacia la estación de metro de San Bernardo. Desde aquí tomé el metro hacia Mairena del Aljarafe.  Sentado en el asiento me dí cuenta que mi ciclocomputador inalámbrico marcaba la velocidad del vagón, hasta 200 km/h. Lógicamente tuve que reiniciarlo una vez bajado.  Al salir de la estación hice el mismo recorrido que descifré en el anterior blog, empleando unos 34 minutos en un trazado de 8 kilómetros aproximadamente con algunas pendientes.

Llegue en el lugar de la salida a las 08:31 minutos, según hora de mi cuentakilómetros. Justo a tiempo. El lugar es la Plaza de España de Gines, donde también se encuentran el Ayuntamiento y la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de Belén.

Gines como asentamiento poblacional está asociado a la antigua “Abgena”. En tiempos de Julio César se le cambió el nombre por el de “Vergelium”, traducido por “el sitio del vergel”.

En época árabe disminuye su importancia y se convierte en una alquería llamada “Genis Levit”. Posteriormente el  Rey Alfonso X cambia su nombre por el de “Camero”, que no arraiga, denominándose más tarde “Xines”, que evoluciona al Gines actual, nombre con el que ya se le conocía en 1412 según consta en un documento conservado en el Archivo Municipal de Sevilla.

Gines forma parte del área aljarafeño, (del árabe al-Saraf, que significa “lugar elevado de tierra fértil”) y a pesar de ubicarse en la primera corona del área metropolitana de Sevilla, se encuentra plagado de bellos rincones y parajes naturales, cuyo disfrute es realmente lo que reclama el cicloturista cuando acude a una marcha.

En la plaza de España, no había muchos corredores y me presenté en el stand para coger mi dorsal, me tocó el número 32. El número de los escaques del tablero de ajedrez o el número de los míticos jugadores de baloncesto, Magic Johnson de los Lakers y Karl Malone, el apodado cartero de los Utah Jazz.

Como quedaba una hora para que se iniciara la salida. Aguardé al fondo de la plaza para esperar el momento, allí tiré algunas fotos y  como en esta ocasión no estaba Nico presente, no tuve más remedio que hacerme la foto familia con La Bandolera, con su reluciente número 32.

Me situé junto a la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de Belén para esperar la salida, el templo es de estilo mudéjar tardío. Su interior lo preside el retablo mayor de la Virgen de Belén. Para su construcción fue apatronado con fondos de los marqueses de Leiva. Entre su patrimonio artístico destaca un cuadro de la Virgen de Guadalupe del autor mexicano Antonio Torre, de inicios del siglo XVIII; un crucificado del XVI, Cristo de la Vera Cruz de autor desconocido; un Niño Jesús de estilo montañesino y una Virgen de los Dolores. En la capilla bautismal, una pintura de la Virgen de Belén y un cuadro atruido a Zurbarán que representa el Entierro de Santa Catalina.

La torre de la Parroquia, de 1720 y restaurada por última vez en 2006, preside todo el conjunto de la Plaza de España.

Curiosamente junto a este templo también se sitúa el Ayuntamiento  y en este lugar se originó el núcleo originario de la población. Desde aquí, parten los cuatro caminos tradicionales del pueblo y que se cruzan en forma de aspas. Y desde aquí, dicho sea de paso, se iba a originar la salida de la edición número 18 de la cicloturista de Gines.

Se presentó el día con un calor sofocante, pero esta circunstancia no mermó la participación, sino todo lo contrario, pues tomaron la salida 347 cicloturistas venidos desde toda la provincia de Sevilla.

Justo antes de la salida conocí a Chema de Castilleja de la Cuesta, con el que estuve intercambiando impresiones y como también iba solo como yo a la aventura, me propuso hacer la marcha juntos. Por supuesto traía mi cámara de foto para inmortalizar momentos de este día, pero por estrictas razones de seguridad, debido al numeroso pelotón congregado, no se podía parar en una cicloturista salvo en caso de asistencia, por lo que mis instantáneas sería en los parones de reagrupamiento. Si he conseguido descargar fotos de la web del Ayuntamiento de Gines donde se hizo seguimiento de la prueba, de ella se insertará las que salgo en ellas y alguna que otra interesante para explicar el recorrido de la carrera.

A las 09:45 horas comenzamos a pedalear por las céntricas calles de Gines, para abandonar la localidad junto a una carpa en la que se celebraba la Feria de la Tapa y acceder al Cordel del Patrocinio.

En esta foto con maillot naranja al final de la prespectiva. Frente al Ayuntamiento de Gines.

Poco a poco iban llegando más cicloturistas.

Dentro del primer plano junto a Chema de Castilleja de la Cuesta de Naranja, azul marino y blanco. Momento estornudo y La Bandolera reluciente, veremos como acaba.

Junto al coche amarillo de asistencia dando las primeras pedaladas sobre suelo adoquinado.

Tras un recorrido urbano por las calles más céntricas, accedimos al Cordel del Patrocinio o Sendero de Caño Ronco, que conduce a Valencina.

Abandonamos Gines.

Tomando dirección Salteras nos fuimos a la Hacienda de Torrijos.

Parada en la curva para fotografíar la marcha.

Nos aproximamos a la Hacienda de Torrijos, donde se produjo el primer parón de reagrupamiento. La alameda que le da acceso, suavizó con su sombra el calor que comenzaba a acompañarnos durante todo el recorrido y que fue el protagonista hasta el final de la marcha.

Durante el parón la organización de la carrera estaba realizando un breve corte en la circulación de la carretera A-8077, para que la marcha siguiera su curso, continuamos por ella hasta llegar a la entrada de la localidad de Salteras.

A la entrada de Salteras, justo después del puente sobre la Vía de Ferrocarril Sevilla-Huelva, aparezco en esta imagen saliendo del ceda el paso para tomar un giro a la derecha, la ruta baja por un barranco en mal estado hasta circular en paralelo a la vía férrea Sevilla-Huelva, vamos camino a la Vía Verde de la Minas de Aznalcóllar.

La ruta que tomamos es ahora parte de la Ruta del Agua en su conexión con la Cañada Real de Medellín justo al paso bajo del puente del judío.

Tras dejar Salteras, la marcha se prepara por unos paisajes de cultivos para ir por la Cañada Real de Medellín, tras un buen tramo volvimos a descansar junto a la sombra de un gigantesco eucalipto.

Esperabamos la llegada de los últimos corredores para que el pelotón se agrupara tras este parón. Yo dediqué para un par de fotos y seguir charlando con compañeros, en ese mismo sitio coincidí con un antiguo profesor de curso llamado Paco con el que estuve charlando un tiempo e incluso en marcha.

Reanudamos marcha tras el parón junto al Gran Eucalipto. El calor empezaba hacer más mella entre nosotros, que superabamos la hora y media de ruta. El próximo destino era el Área Recreativa de La Coriana. Para ello teníamos que pasar el Camino del Agua y la Vereda del Perro.

La falta de combustible o de fuerzas hizo que algunos se fueran rezagando, incluso un error mío al subir una cuesta que puse pinón grande y plato pequeño hizo que me desfondara para subir el repecho, ya que la bicicleta no avanzaba y solo daba pedales. Cuando coroné noté que me faltaba “gasolina” y no me quedó otra que dejarme ir por el terreno para llegar a La Coriana. Por otra parte el tórrido calor hacía más larga la llegada a la zona del Avituallamiento.

Aquí la cola de la marcha cicloturista inicia el ascenso al cerro donde yo previamente sufrí un momento de pájara al terminar de subirlo, por ese error en el cambio elegido. Llegué tan desfondado y con tanta calor que tuve que hacer el resto de la marcha hasta el Avituallamiento bebiendo de la Camelbak y dejándome llevar por el ritmo de otros corredores que iban más pausado, para dosificarme mejor.

Y al final llegamos al área recreativa. Allí me esperaba Chema que llegó antes y aparqué a La Bandolera junto a su bici al lado de un árbol.

Y que bien vino encontrar este vergel de sombras para descansar del solano que llevabamos toda la marcha.

Cogimos Aquarius helado, agua, una naranja y una barrita de Twix para reparar nuestras fuerzas de cara a la segunda parte del camino, nos lo tomamos junto a nuestras bicis aparcada en este árbol. Era momento para intercambiar sensaciones y experiencias con Chema sobre el terreno recorrido y descansar junto a estas sombras que nos reguardaban del sol que ese día ardía más que unas brasas, pese a que era mediados de mayo.

Terminado del descansito reanudamos la marcha, continuamos subiendo un breve repecho circulando ahora por el Cordel de los Carboneros hacia Salteras.

Este camino era sin dudas el que estaba peor acondicionado de todos, zonas quebradas, multitud de pedruscos, mucho polvo levantado por las ruedas de los vehículos….

Nos estábamos dirigiendo hacia Salteras por el Camino de los Carboneros.

Y por supuesto dejándo mi presencia en la marcha, el cuarto de este grupo tras Chema.

Primer plano de nuestro paso. Juntos prosegimos y entramos por carretera hasta adentrarnos por otro camino junto al Carril Bici de Salteras-Olivares.

Como ven al fondo hubo otra parada de reagrupación y para cortar el tráfico por las calles de Salteras para que pudieramos pasar con normalidad. Y calor soportado cada vez más intenso. El hielo que eché por la mañana en la camelbak estaba fundido y el agua ya parecía que estaba tomando té de lo calentorra que estaba.

Tras la reanundación entramos en Salteras.

Con el pelotón agrupado y estirado los 367 ciclistas formábamos lo que muchas veces se conoce como La Serpiente Multicolor.

Tras abandonar la localidad, buscando la Cañada Real de Medellín y el Cordel del Patrocinio, pasando bajo las vías de la vía férrea Sevilla-Huelva. En este punto y debido a las altas temperaturas, la Organización decidió recortar los kilómetros a realizar, de 45 a 35.

Tras pasar la vía férrea quedaba el último repecho para afrontar la entrada a Gines, donde estaba el punto final.

Y yo por su puesto al pie del cañón.

Esta última cuesta era un repecho continuado por otro, esta vez plato y piñón medio y a mi ritmo subí las dos partes sin problemas.

Terminada la última subidita, ya nos aproximábamos a Gines y como en Salteras, aquí también hubo que hacer otra parada para preparar la entrada al pueblo. Momento que aproveché para hacer una par de fotos, una a los compañeros de la marcha situados delante mía y otra a un par de caballos que también estaban soportando estoicamente el calor de los 46 grados de temperatura.

Entramos en Gines tras recorrer las calles de su casco urbano hasta llegar al Polideportivo Municipal de Gines recorriendo unos 35 kilómetros. Era el final de la marcha.

Y aquí doy testiminio de que también llegé a meta. La verdad es que me encontraba bien pese al calor.

No me quedé a la paella, ni al gazpacho y ni al pincho de tortilla ni a la cerveza o refresco. Entregué el dorsal; me despedí de Chema, que tampoco se iba a quedar al refrescorio, deseando volver a reencotrarnos en alguna marcha como ésta o quedar para hacer una ruta por nuestra cuenta juntos y saludé a Paco, el profesor de un curso que hice hace tres años, antes de abandonar el Polideportivo de Gines. Preferí quedar con mi compañera de trabajo Manoli y conocer a su marido Francisco (también aficinados a la bicicleta) ya que a mi regreso a Sevilla iba a pasar por su pueblo. Al llegar al lugar donde nos ibamos a reunir, el cuerpo lo único que me pedía era refresco de limón. Con ellos estuve un buen ratito muy agradable charlando en una cervecería.

Después me despedí de ellos, y volví para a Sevilla usando el metro desde Mairena del Aljarafe hasta la estación de San Bernardo. Subí al exterior y poco a poco llegué a mi casa pasadas las cuatro de la tarde. Termino el blog con los datos totales del día de hoy, no solo los de la marcha sino también incluyo los realizados desde mi casa hasta Gines y desde Gines hasta la vuelta, que también los he pedaleado.

DATOS DEL DÍA.

TIEMPO DE MARCHA               3 HORAS 51 MINUTOS 13 SEGUNDOS.

DISTANCIA RECORRIDA         52,3 KILOMETROS.

VELOCIDAD MAXIMA.-           NO HA SIDO TOMADA POR EL PASO DEL METRO AUNQUE NO MIDIÓ LOS KILOMETROS SI DISPARÓ LA VELOCIDAD AL CAPTARLO EL SENSOR.

VELOCIDAD MEDIA.-             POR LA VELOCIDAD MÁXIMA ALCANZADA NO SE PUDO CALCULAR LA MEDIA.

ODOMETRO.-                           183 KILOMETROS TOTALES.

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s