VISITA A GUILLENA

“Quien no se mueve, no siente las cadenas”. Róża Luksemburg, filósofa y política polaca.

Año nuevo, nuevas aventuras, nuevas rutas y nuevos lugares. La primera del año no hubo que esperar mucho. Pasadas las fechas navideñas programamos la primera el día 7 de enero.

El objetivo, rodar por el llamado camino de Santiago por su vertiente de la vía de la Plata, para llegar a su segunda posta tras Santiponce. El pueblo de Guillena. Haríamos visita urbana y parada gastronómica.

Preparé mi ropa de invierno y la bici y me dirijí al punto de encuentro que establecí con Nico que esta vez sí iba, a compartir la ruta. Mi compañero, esperaba en el puente de la Barqueta. La hora de encuentro a las 10:00 de la mañana.

Tras encontrarnos para iniciar la ruta comentar, que no supe activar correctamente el Gps, por lo que la ruta no se grabó, así que los datos de la ruta se explicarán a través de mapas y los datos que se informarán, serán los tomados por el cuentakilómetros.

La ruta la comenzamos atravesando el puente de la Barqueta, y adentrándonos por los terrenos de la Antigua Expo’92, dejando a nuestro lado, el Parque Temático Isla Mágica, el Teatro Central y el Parque Americano.

A la altura del Estadio de la Cartuja, tomamos carril bici y pasarela para salir de Sevilla. El trayecto utilizado es el mismo que utilizamos para llegar otras veces a Santiponce, véase otros blog con anterioridad.

Llegamos a Santiponce y seguimos camino hacia adelante, rumbo norte, dejando el pueblo ponciano a nuestra izquierda.

01 Santiponce- Torres de EMASESA

Para seguir nuestro camino, paralelo a la Autovía de la Plata, tomamos un cordel que empieza por el paraje de El Puntal. Ese camino era el trazado de la antiguo ferrocarril del Tren de Cala. Justo en el Cortijo de la Cigarra, nos encontramos próximos al Rivera de Huelva, que bordea la primera edificación que encontramos, la Torre de Emergencia de E.M.A.S.E.S.A.

Naves El Puntal- Santiponce

Junto a estas naves, dejamos Santiponce a la izquierda y la Autovía de la Plata, nosotros seguimos recto hasta encontrar una bifurcación de caminos.

Trazado ferroviario del tren de las Minas de Cala convertido en Camino de Santiago

De los dos caminos que se nos presentaron para seguir nuestra ruta, tuvimos que elegir uno. Por intuición elegimos el más próximo a la Autovía. Resultó ser el correcto. Más adelante encontramos la señalización de la flecha color amarillo que nos informa que seguimos el camino que usan los peregrinos para hcer el camino a Santiago. Este según el mapa se trata de la antigua vía ferroviaria del Tren de las Minas de Cala, próximo a su destino. San Juan de Aznalfarache.

Bajo el Viaducto de la Autovía de la Plata

Después el tramo pasa debajo del viaducto de la A-66. En sus mismos pilares de contención, marcada la flecha amarilla para indicar que seguimos el Camino de Santiago.

Torre de Emergencia de E.M.A.S.E.S.A.

Por esta parte el Camino de Santiago se convirtió en una trialera. A pocos metros y junto al Rivera de Huelva nos encontramos con esta edificación de E.M.A.S.E.S.A, la Empresa Metropolitana de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas de Sevilla.

02 Torre de E.M.A.S.E.S.A.- Cortijo del Aceitero

La pista está hecha sobre un cordel que como describimos con anterioridad jalona el río Rivera de Huelva. Dicho cordel es seccionado por la carretera comarcal que une las localidades de Santiponce con La Algaba. A esta misma carretera la salva del Rivera de Huelva, un río que antaño dió muchos problemas de crecidas, este puente.

Puente de La Algaba sobre el Rivera de Huelva

Y pasada la carretera y este puente a nuestra derecha, comienza la larga recta que conduce a Guillena.

La larga recta de Guillena

Aquí en este lugar aprovechamos para hacernos nuestra foto familia de la ruta. Con el frío que hacía, íbamos cubierto a estilo tuareg.

Foto de la ruta

Retomamos la ruta, y avanzamos por la recta, que parecía no tener fin. Al menos no era llano el terreno, era contínuo sube y baja.  Lo que si apreciamos es que el camino se separa del río a medida que se avanza por él en dirección a Guillena. A izquierda y derecha, se erigían solitarios cortijos por estos parajes de labranza.

Uno de los más destacados a nuestro paso es el Cortijo del Aceitero, llamado así por el uno de los arroyos que surca estos términos.

Los paisajes de aquí a Guillena todos iguales, mezclando los terrenos de cultivo con barbechos.

Paisaje del tramo a Guillena

Los siguientes tramos de la ruta es el paso por la Fuente de los Borrachos,  y pasado este a lo lejos divisamos una de las dificultades de la ruta.

03 Tramo Recta de Guillena- Cortijo del Aceitero- Fuente de los Borrachos

La dificultad se trata del vado del Arroyo de los Molinos, situado junto al Cortijo de Correa, tal y como se descifra en este mapa.

04 Paso por el Arroyo de Molinos

Un grupo de unos 20 cicloturistas venía detrás nuestra y nos detuvimos para observar su pericia para atravesar este contratiempo. Mientras un motero de cross vadeaba el caudaloso arroyo.

Paso de motorista por el vado del Arroyo de Molinos

Mientras el numeroso grupo que llegó tras nuestra se organizaba para pasar por su lado.

El organizado paso de los cicloturistas

Por lo tanto, había que pisar barro y ramas que servían como pasadera para evitar que pisemos el agua. Una vez terminado el grupo, nos tocó a nosotros, que también nos organizamos para pasar. Situándonos primero y pasando las bicis, eso hicimos para pasar por el lado del vado.

Lugar de paso por el que vadeamos el arroyo de los Molinos

Al terminar le llegó el turno a un tractor, qué buen vehículo para estos casos.

Vadeo de un tractor

Al menos ya tienen ejemplos de cómo se vadea con una moto, con un tractor y con bicicleta, con esta última mejor hacerlo de manera que no te mojes, por eso pasamos por el lado derecho del camino.

Justo al salir a nuestra derecha el Cortijo de Correa.

Cortijo de Correa

Ya quedaba poco para llegar, a continuación última parte del mapa de la ruta.

Llegada a Guillena y vuelta a Sevilla

Pasando el Cortijo de Correa, subimos la pendiente de la Loma del Caballo, una vez coranado se aprecia la vista de Guillena, nuestro destino del día. La pista en buen estado, pese a que previamente pasamos el trance del vado.

Larga recta hasta Guillena tras coronar la Loma del Caballo

Tras coronar esta subida, un rápido y cómodo descenso hasta tomar de nuevo el llano. A lo lejos a nuestra izquierda una edificación que corresponde al Cortijo de Matahijas, un lugar de cultivos.

Cortijo de Matahijas

Más adelante, el camino se dividía en el Llano Ahogadiza por un camino recto y transversal. Nosotros tomamos el de izquierda, el que se orientaba y dirigía a simple vista hacia la carretera A-460. Podías tomar cualquiera de los dos caminos, pero elegimos éste para entrar y el otro para hacer la vuelta, los dos conducen a Guillena.

Camino desvío Llano de la Ahogadiza

El camino a la altura de la carretera estaba mucho más embarrado porque el suelo no era pista. La bicicleta se nos llegó a embarrar sobretodo por las ruedas. Pero nos daba igual, a pocos metros, una vez pasado el puente del Arrroyo Galapagar, entramos en el pueblo de Guillena.

Paramos justo en la entrada del pueblo junto a un monumento indicativo del pueblo.

Monumento de Bienvenida a Guillena

Para tener un recuerdo de la llegada, tanto yo…

Llegada a Guillena

como mi compañero Nico.

Llegada a Guillena 2

Guillena se asienta sobre una loma no muy pronunciada, y su larga calle se inclina hacia el este, hasta descender al cauce del Rivera de Huelva y al oeste buscando el cauce del arroyo Galapagar.

Entrada en Guillena

Según los propios cronistas la población parte de un núcleo rural de origen hebreo llamado Gensena, que vivió su época de esplendor durante el dominio de Roma, luego decayó tras el relevo visigodo.

Con posterioridad los árabes la recuperan como alquería y las circunstancias hicieron que se transformara en plaza fortificada.

Tras la reconquista se convierte en Villa y bajo jurisdicción de la Corona. En 1.507 la reina Juana la Loca, la vende junto a sus tierras, a Per Afán de Ribera, formando parte del ducado de Medinaceli.

Sobre el nombre una legendaria teoría que el momento del asentamiento como población, tuvo su origen a partir de una villa romana. La villa era propiedad de un tal Giulius, que daría el nombre a la localidad y con el paso del tiempo, con la llegada del dominio musulmán, la explotación agraria se transforma en alcázar, cuyos restos forman parte de lo que llegó a ser un castillo medieval.

A partir de ahí para mantener la guarnición se formaba como pasaba en muchos pueblos se formaba un arrabal a las afueras de la fortaleza conformando el pueblo.

Una vez en este pueblo, buscamos lo más destacado de su patrimonio cultural. Por ejemplo, el más importante. Su iglesia parroquial. Nuestra Señora de la Granada.

Representación de Nuestra Señora de la Granada, Patrona de Guillena

Esta advocación mariana es la patrona de Guillena.  Su edificio es de estilo mudéjar, compuesta de tres naves de planta rectangular y ábside poligonal reforzado por contrafuertes.

La construcción data del siglo XV.  Tiene dos portadas, La Epístola y el Evangelio, que junto con la espadaña son de estilo neoclásico.

Iglesia Nuestra Señora de la Granada

Entre sus representaciones más destacadas figuran la titular de la iglesia, la Virgen de la Granada, un crucifijo del siglo XVI, una pintura mural que representa a Santa Lucía del siglo XVIII y la Virgen del Rosario, obra de Jerónimo Hernández fechada en 1.578.

Portada de la Iglesia

En su portada, destacan los elementos decorativos de las granadas.

Tras la iglesia, bajamos a pocos metros para visitar, la céntrica plaza de España, donde se sitúa el ayuntamiento de la localidad.

Ayuntamiento y Plaza de España

La última visita fue a la plaza de toros.

Tiene la peculiaridad que está ubicada sobre el patio de armas de un antiguo castillo musulmán. De él quedan pocos restos, pero dan a entender que era de planta rectangular de 100 por 60 metros.

Los lienzos (muros) del sur y del oeste son los que permanencen en mejor estado. Junto a ellos quedan vestigios de los torreones rectangulares proyectados en el exterior de la muralla. Existe otro en el ángulo nordeste. La obra de tapial es de mala calidad. Guijarros, mortero y cal, de ahí su mala conservación.

Plaza de toros de Guillena, sobre un antiguo castillo

A partir de lo quedaba del castillo, se edificó una plaza de toros, la más antigua de la provincia de Sevilla. El ruedo es circular, pero el coso es en alguna zona ovalado. En su origen fue rectagular. Los toreros más ilustres que han lucido con capote y muleta son: Espartero (de novillero), Juan Belmonte, Reverte, El Algabeño y Gorete.

En una de las puertas de la plaza de toros de Guillena, la más antigua de la provincia de Sevilla

El recinto está acondicionado con gradas, chiqueros, accesos al coso, servicios e incluso duchas para la Escuela taurina municipal. Tiene un aforo de 2.800 espectadores y está considerada de 3ª categoría. El inmueble es propiedad del Ayuntamiento. Todos los años en septiembre celebran los festijos de su patrona de Nuestra Señora de la Granada.

Después de la propuesta cultural de Guillena, se nos encajó la hora de comer, por lo que en el Bar El Gordo, pedimos una oferta de un cubo de seis botellines y seis montaditos por 10 euros.

Bar El Gordo, donde hicimos parada y fonda

Cubo de botellines

Papeo de montaditos

Terminado el aperitivo, volvimos a Sevilla, para salir de Guillena, seguimos el curso del arroyo Galapagar, donde coincidimos con un rebaño de cabras. Tuvimos que esperar e ir a su paso  para que ninguna cabeza de ganado se asustara y cayera barranco abajo, pues tenía bastantes metros. Cuando el camino tomó la vía del ferrocarril convertido a vereda, no pudimos pasar al rebaño. Allí giramos a la derecha para llegar al llano de la Ahogadiza y volver a los mismos pasos que la ida, para volver a nuestro lugar de origen, Sevilla.

DATOS DE LA RUTA.

DISTANCIA RECORRIDA.- 55,8 KILÓMETROS.

TIEMPO EMPLEADO.- 3 HORAS 51 MINUTOS 45 SEGUNDOS.

VELOCIDAD MEDIA.-  14,4 KILÓMETROS/HORA.

VELOCIDAD MÁXIMA ALCANZADA.- 37,5 KILÓMETROS/HORA.

ODÓMETRO.- 1.905 KILÓMETROS TOTALES.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a VISITA A GUILLENA

  1. La plaza de toros pueden visitarla en las mañanas del fin de semana, de 11:00h a 13:15h y por las tardes de 16:00h a 20:00h no es seguro si estaremos alli ya que algunos fines de semana vamos a tentaderos, en ese caso la plaza estará cerrada, pero casi siempre estamos alli. Les enseñaremos a tod@s l@s interesad@s el coso guillenero partiendo desde las gradas, chiqueros, embarcadero, callejón, y partes de la antigua muralla del castillo musulman. La visita es gratis por parte de nuestra asociación taurina que llebamos el mantenimiento del coso. ¡¡TE ESPERAMOS!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s