RUTA DE UTRERA

“Las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes; sino aquellas que se adaptan mejor al cambio”

Charles Robert Darwin. Científico británico.

Seguimos coleccionado rutas, nuestras ganas de aventuras no se acaban y queremos más. Seguimos buscando nuevos caminos, alcanzando nuevos retos y sumando más lugares a nuestra lista. Ahora tocaba ir al este, nos adentramos a La Campiña.

En esta ocasión, la población elegida para visitar es Utrera. Ciudad opulenta de bienes campestres y artísticos. Buena ocasión para probar mi última novedad, el nuevo zapatito de mi máquina, la cubierta trasera Maxxis Crossmark.

Para llegar a esta población ganadera, agrícola y cultural tuvimos que realizar el siguiente trayecto que iniciamos el pasado día 13 de abril junto al Palacio de San Telmo de Sevilla.

Quisimos mostrar homenaje al estilo barroco, y elegimos uno de los edificios emblemáticos de la arquitectura barroca sevillana para iniciar la salida de la ruta, como el Palacio de San Telmo.

Este edificio sevillano inició su construcción en 1682 para instalar la sede del colegio-seminario de la Universidad de Mercaderes, aunque en la actualidad alberga la Presidencia de la Junta de Andalucía.

Fue un 10 de marzo de 1682 cuando se inició la construcción del edificio sobre unos terrenos ubicados extramuros de la ciudad, que eran propiedad del Tribunal de la Inquisición, para instalar en él la sede del colegio-seminario de la Universidad de Mercaderes, institución que acogía y formaba a huérfanos de marineros, y que se convirtió un siglo después en el Colegio de la Marina. En este colegio ingresó en 1846 el poeta Gustavo Adolfo Bécquer. A partir de 1847 dejó de funcionar como tal, y fue destinado para diferentes usos, siendo sede de la Sociedad del Ferrocarril o de la Universidad Literaria, encontrándose infrautilizado y con sus obras paralizadas.

En 1849 fue adquirido por Antonio de Orleans y Luisa Fernanda de Borbón, duques de Montpensier, que lo convirtieron en su residencia oficial.

Al fallecer en 1897 la infanta María Luisa Fernanda, duquesa viuda de Montpensier, legó el palacio a la Archidiócesis de Sevilla y cedió sus jardines, que hoy forman el Parque de María Luisa, a la ciudad hispalense.

En 1901, siendo arzobispo de la ciudad Marcelo Spínola, el palacio se convirtió en seminario, hasta el año 1989 en que fue cedido por el arzobispado de Sevilla a la Junta de Andalucía, para albergar la sede del gobierno autonómico.

Fachada Palacio de San Telmo, Sevilla

Una vez, de encuentro Nico y yo, desde este lugar partimos rumbo a Utrera.

Tomamos dirección paralela y junto al río Guadalquivir, por su carril bici, hasta adentrarnos por la Avenida de la Palmera.

Desde allí llegamos al barrio de Los Bermejales y justo al llegar a Bellavista, junto al Cuartel de Alfonso XIII Regimiento de Sagunto números 7 y 9, tomamos una carretera que nos conduciría a Montequinto, un barrio de Dos Hermanas.

El Cuartel Alfonso XIII  se construyó en el año 1929 y fue obra del arquitecto Aníbal González. Este cuartel albergaba un regimiento de caballería ligera acorazada, a diferencia de otros cuarteles, al modernizarse el material, se siguió albergando a caballos para desfiles o actos. El cuartel echó su cierre en 1.995. Ahora es morada de una curiosa ave, que se aprovecha de la labor del hombre y del edificio en desuso para vivir como quiere. y cambiando su estilo de vida que lo lleva haciendo desde la Edad Media, por el corte y despeje de áreas forestales,  y que se ha adaptado con este hábito para poder alimentarse sin peligro de depredadores. Usa la construcción de altos edificios donde anidan como quieren. Se trata de la cigüeña blanca.

Cigüeña Blanca junto al Cuartel Alfonso XIII.

La ciconia (nombre latino) es un ave carnívora y migratoria de grandes distancias.  Anida en Europa y migra en invierno al África subsahariana. Es un animal que acoge muchos parásitos como piojos y ácaros. La mayor parte de su comida la consigue desde el suelo, en zonas de baja vegetación o en fuentes de agua de poca profundidad que  se componen de pastos verdes, tierras de cultivo, y humedales poco profundos, evitan las zonas arbustivos y  zonas de hierbas altas.  Una de las costrumbres que varíaron a su modo de vida, es que empezaron a buscar en vertederos de basura su sutento, al menos fuera de la temporada de cría, esto se da en Africa y Oriente Medio.

En el siglo XIX comenzó un descenso de la población debido a la industrialización y los cambios en los métodos agrícolas. Cigüeñas blancas ya no anidan en muchos países, por este motivo, como el Benelux, Alemania o Francia, y las concentraciones actuales de la población occidental se encuentran en Portugal, España, Ucrania y Polonia.

En cuanto al folclore, la creencia que las cigüeñas traen los bebé, viene de una leyenda popularizada por el célebre escritor Hans Christian Andersen. La leyenda es muy antigua, tomado del folclore alemán. Unas cigüeñas encontraban bebés en cuevas o pantanos y los llevaron a los hogares que deseaban un bebé en su pico o en una cesta en la espalda. Luego los bebés se entregaban a la madre desde la chimenea.  Desde Europa el folclore se propagó por el mundo, hasta América del Sur y países como las Filipinas.

Justo junto a este abandonado edificio militar, partía una carretera que conduce a Montequinto, concretamente al Cuartel de Comandancia de la Guardial Civil.

Carretera a Montequinto desde Avenida de Jerez.

Llegamos al Cuartel de Comandancia de la Benemérita, en frente de la carretera comienza un camino que nos conducirá a Montequinto.

Camino de tierra de Comandancia a Montequinto.

Montequinto es un barrio que pertenece a Dos Hermanas pero muy cercano a la ciudad de Sevilla, solo 5 kilómetros. El nombre de Montequinto surgió porque por estos territorios discurría una antigua vía romana, cuya quinta piedra miliar o hito de distancia en las vías romanas se encontraba en este lugar. Por esta razón, en las referencias geográficas romanas se denominaba este lugar “Quintus ab urbe lapide” (Quinta piedra desde la ciudad).

Los primeros asentamiento civiles fueron en época visigótica, que logró conservar la religión y el culto cristiano bajo la denominación árabe. Hasta tal punto es así, que las crónicas de los historiadores árabes que recogen los acontecimientos que ocurrieron en el año 844 aluden a que en la torre de la iglesia que existía en Quinto se acechaba la marcha de los invasores normandos, que fueron derrotados en los campos de Tablada.

En la actualidad es un barrio que cuenta con infinidad de negocios y mucha propuesta de ocio como cines, clubes, polideportivos y parques.

Una vez entramos por el barrio, buscamos el carril bici con una larga pero suave subida, y lo dejamos a la salida de Montequinto.

Inicio carril-bici de Montequinto

Al salir al carril bici, salida hacia la izquierda y cuesta abajo hasta encontrar un carril junto a la autovía A-376. Por ese carril circulamos ya en sentido hacia Utrera.

Este carril, a veces alquitranado a veces formando una pista de tierra, a veces pasando por la antigua carretera, transitamos por haciendas, polígonos industriales o urbanizaciones.

Salida de Montequinto rumbo a Utrera

A nuestro paso camino de Utrera se ubican de forma distanciadas haciendas, como Andrada, Mendieta u Orán, son antiguos cortijos rehabilitados como lugar de celebraciones de bodas o otro tipo de eventos.

Acceso a Hacienda de la Andrada

Desde la Hacienda de la Andrada, comienza ya el tramo de la antigua carretera, hoy menos transitada por el tramo de autovía que conduce desde Sevilla a Utrera. Ahora esta antigua carretera se ha modificado en vía de servicio en la mayor parte de su estructura con un tramo de carril bici No Protegido que llega hasta las urbanizaciones más cercanas.

Un carril bici No Protegido que es un tipo de carril bici dentro de una vía interurbana con la suficiente protección de su anchura. Se llama No Protegido porque no ofrece protecciones o elementos laterales de protección para su usuario. Solo lo protege la anchura.

Carril bici No Protegido de la A-376

Pasados los kilómetros la carretera a la altura de La Concepción cambió a tierra de nuevo. Esta parte no estaba mal y permitía rodar bastante bien.

Pista de tierra por La Concepción

Nuestro trayecto acabó en la Hacienda Mendieta, tuvimos que pasar a la otra vía de servicio, la dirección Urbanización Los Granadillos, allí se encontraba la carretera antigua. Desde este lado, que ya no abandonamos nos conduciría a Utrera, salvo la parte final que volvimos a pasar al lado derecho de la autovía, entrando de nuevo a la vía de servicio.

Paso a la vía de servicio a la izquierda de la Autovía

Antes de llegar a Utrera, pasamos por una de las referencias de esta carretera, y es la Distribuidora de Alimentos y supermercado de venta al por mayor de productos, bebidas y droguería Hermanos Ayala, que fue fundada en 1.988. La nave de exposición se sitúa a 4 kilómetros de la localidad de la Campiña Sevillana.

Nave de Venta y Exposición Hermanos Ayala Sousa, S.l.

Continuamos con mucha prudencia por la vía de servicio, debido a que aumentaba el tráfico rodado y en la primera glorieta, un cartel publicitario del Toro de Osborne, nos daba la bienvenida a la ciudad.

Glorieta del Toro

El motivo por el que se dedica esta glorieta al toro, es que Utrera es un y un lugar de referencia en el origen del toro bravo, existiendo en su término municipal varias ganaderías famosas.

La historia de este pueblo es una de las más largas de la provincia de Sevilla. Su cultura se remonta desde los tiempos del Neolítico, como buena cuenta dan de ello descubrimientos de restos de hachas, puntas de flecha, dólmenes, y necrópolis.

Pero donde empieza a tener más relevancia en la historia esta localidad es en el mundo romano.

El geógrafo romano Plinio la situó entre las más importantes de la Bética, con el nombre de “Castra binaria”. Aunque su actual nombre es posible que proceda de “Odres” o “Utres”, recipientes donde se transportaba el vino. De hecho, en su escudo heráldico atestigua la importancia del cultivo de la vid y el aceite con el lema, “Da vino Baco, da aceite Palas”.

Sin embargo, a pesar de su importancia, los restos de esta población todavía no han aparecido, aunque si lo han hecho estatuas, mármoles, monedas, cerámicas, etc…

Cartel de entrada a Utrera

Su población actual tiene su origen en las repoblaciones que se llevaron a cabo durante el siglo XIII, cuando se asentó en la zona una importante colonia musulmana y judía. Tras la conquista de las tierras por Fernando III, a muchas de las familias musulmanas de la zona se les permitió permanecer como mudéjares y continuaron habitando el lugar, dedicándose fundamentalmente a la agricultura y a otros oficios manuales.

Se tienen noticias de la existencia de asentamientos de gitanos en la localidad desde el siglo XV. Este grupo ha permanecido desde entonces y en la actualidad la comunidad gitana de Utrera y constituye un colectivo plenamente integrado en la sociedad de esta localidad.

Tras el último censo realizado en 2010, la población utrerana ya supera lo 50.000 habitantes. La más alta de su historia.

Dejando estos datos sociales e históricos, nos adentramos por su núcleo urbano, primero por carriles bicis y después por una calle adoquinada llamada La Corredera.

Allí dimos a parar a la Plaza de Santa Ana, justo a los pies de su castillo.

Iglesia Parroquial de Santiago & Castillo de Utrera- Torre del Homenaje

El castillo se encuentra sobre un cerro natural muy próximo a la parroquia de Santiago el Mayor. Está declarado Bien de interés cultural y Monumento Histórico-Artístico desde 1985.Fue construido por el Concejo de Sevilla sobre los restos de una antigua torre árabe.

Bordeando la fuente a la izquierda, circulamos por la Calle La Fuente Vieja para parar junto a la parroquia de Santiago el Mayor y el Convento de las Carmelitas.

Fachada Convento de las Carmelitas

Este convento fue fundado en 1577 por Francisco Álvarez de Bohórquez y su esposa Catalina de Coria. En este convento de clausura se encuentran las monjas de la orden de las Carmelitas Descalzas. Es el único convento de la Utrera del siglo XVI que continúa habitado. En el siglo XIX se rehabilitó gracias a la financiación de los marqueses de San Marcial.

Cuenta con una iglesia de nave única con una rica cubierta de carpintería mudéjar. A los pies de la nave se encuentra un coro alto cerrado por el artesonado y un coro bajo de planta rectangular cubierto con bóvedas de cañón con lunetos y arcos con yesería del siglo XVII. En la sacristía está tras el retablo mayor donde preside la Inmaculada Concepción. Al final de la nave hay una espadaña de ladrillo. Está declarado Bien de Interés Cultural en calidad de Monumento histórico-artístico desde 1979.

En este convento puede adquirir a través del torno, dulces conventuales.

Tras el convento, el siguiente monumento que tocaba era uno que había permanecido demasiado tiempo escondido bajo las edificaciones colindantes, se trata del Castillo.

Justo cerca, desde la misma calle, un hombre nos señaló la dirección para entrar en el recinto, allí entramos bajados de nuestras bicis para visitar la fortaleza.

En principio era una pequeña alcazaba árabe, destruida en plena Reconquista, en 1368 por Mohamed V de Granada, aliado de los cristianos. Cuando Utrera fue tomada se construyó un complejo defensivo, por la privilegiada ubicación de Utrera. En este castillo se congregaban los ejércitos cristianos antes de lanzar sus ofensivas hacia el sur de Andalucía. La llamada Banda Morisca, suelo hispano todavía en poder del Islam.

Castillo de Utrera, patio de armas y torre oeste

La alcazaba llegó a tener 1500 metros cuadrados de superficie, edificándose torres en los ángulos de los lienzo y la torre del homenaje, la torre más representativa del castillo.

Tras diversos avatares el Castillo quedó en total abandono, restaurándose a partir de 1974 en estilo almohade.

Ya desde nuestra misma entrada al recinto notamos que está siendo reutilizado. Auditorio instalado en el Patio de Armas, con finalidades culturales, existencia de un asador en los jardines del Castillo. Pasas por estos jardines, con diversas estructuras árabes que le dan un ambiente palaciego. Distribución en diversas terrazas, en la más alta de las cuales está la Torre del Homenaje. Un restaurante con veladores.

Es un buen lugar aunque  para avistar la población. Allí, suele celebrarse actos culturales de la población

La altura de sus murallas oscilan desde un mínimo de 4 metros hasta un máximo de 15 metros, según el terreno.

Todo el conjunto se abre hacia el interior del “Patio de armas”, mediante una puerta abocinada que se quiebra formando el ángulo de la torre Este y continúa hacia la torre Sur.

La pieza más importante que se conserva es la Torre del Homenaje, una soberbia construcción de planta casi cuadrada, cubierta en su planta baja por una bóveda.

El castillo presenta elementos arquitectónicos de tipo islámicos que pudieran ser de la época almohade, si bien se sabe que fue muy reformado posteriormente, pues su importancia militar fue muy grande. De hecho, con la reconquista de Sevilla de 1248, Utrera se convierte en plaza estratégica de primer orden dentro de la línea fronteriza, por lo que el Concejo de Sevilla mandó su reforzamiento con piedra y ladrillo, por lo que también presenta notables elementos góticos, como las bóvedas.

Patio interior del Castillo de Utrera

Dejado el edificio militar, en la parte más alta de la ciudad, muy próximo al Castillo, se encuentra la iglesia parroquial de Santiago el Mayor.

Parroquia de Santiago, Utrera

Es un templo gótico que comenzó a construirse a finales del siglo XV, concretamente en el año 1490; si bien, y como es frecuente en este tipo de edificios, su etapa constructiva se alargó en el tiempo, por lo que fácilmente puede apreciarse en él, distintos estilos arquitectónicos característicos durante sus distintas etapas de ejecución.

La portada situada a los pies y denominada Del Perdón, se levanta sobre el año 1525. Posteriormente, algo más adelante, ya en la última década del siglo XVI se finalizó su crucero, la cabecera y la sacristía, realizados hacia 1596 por Lorenzo de Aredo; y aún algo más tarde, en 1610 su cabecera o Capilla Mayor. En el año 1760 la iglesia es objeto de una importante reforma de su exterior, según consta en algunos azulejos situados en la fachada de la actual Capilla del Sagrario.

De esa fecha deben ser también la portada de la nave del Evangelio, y la de la nave de la Epístola de estilo neoclásico y atribuido al arquitecto diocesano José Echamorro.

La portada de los pies o Del Perdón es de estilo gótico isabelino, y se levanta detrás de un robusto arco carpanel de grandes dimensiones del que parte una robusta torre-fachada realizada en piedra y ladrillo y estructurada en tres cuerpos de altura.

Exteriormente sobresalen a menor altura y a ambos lados del templo una serie de interesantes cúpulas de las distintas capillas laterales que se fueron incorporando en esta iglesia, la del Santo Cristo, la Del Rosario, la de San José, la Bautismal y la de San Antonio.

Dentro de sus episodios históricos, la Iglesia fue saqueada por incursión con objetivo de botín por el rey de Granada Mohamed V.

Del campanario cuelga la campana más antigua de Utrera, fechada en 1483, y conocida como “San Fernando”, fue sufragada por el cabildo municipal y sobre la cúpula puede verse, a modo de veleta, la imagen de Santiago Matamoros.

En esta parroquia se cobija el patrón de Utrera, el Santísimo  Cristo de Santiago al que se  le presenta muerto y clavado de pies y manos a una cruz ochava y envuelto en un sudario.

Fue  nombrado Patrono de Utrera el  11 de mayo de 1675.

De esta parroquia salen del Jueves al Viernes Santo, las Hermandades de Semana Santa de El Silencio y los Gitanos,  ésta última Hermandad organizadora del Primer Festival  Flamenco de España, como es el Potaje Gitano de Utrera.

El siguiente punto de interés tras bajar la Calle Bohórquez fue la popular Plaza del Bacalao con su punto de vista de la Parroquia de Santa María.

Entrada a la Plaza del Bacalao por calle Bohórquez

Esta plaza fue durante los siglos XV al XVIII el corazón de Utrera, en ella se encontraba las casas capitulares, las escribanías, sacamuelas, vendedores, pescadores, alguaciles y pícaros…  Estas labores determina la vida cotidiana del pasado utrerano.

Aunque actualmente es la Plaza Enrique de la Cuadra, popularmente se le conoce como Plaza del Bacalao, por la antiguas pescadería que allí se ubicaban.

Una de las mejores postales de la ciudad la tiene esta misma plaza, ya que se avista sobre otro cerro, la Parroquia de Santa María, que es parte de un templo medieval que se reformó en el año 1401.  Lo más llamativo es la Puerta del Perdón, una torre-fachada levantada hacia el año 1550 y cuya autoría se atribuye a Martín de Gainza, artista de origen vizcaíno que en 1529 es nombrado aparejador en las obras de la Catedral de Sevilla, y que desde entonces y hasta su muerte  realiza distintos trabajos en tierras del arzobispado sevillano.

Parroquia de Santa María, Utrera

A su derecha se encontraba la cárcel y las antiguas Casas del Cabildo, rehabilitadas en parte para alojar la Oficina de Turismo, allí entré para buscar un poco de información y un plano turístico.

Tras recoger el plano, seguimos a pie por las calles utreranas. Visitamos el Arco de la Villa, una de las puertas de entrada a la ciudad. En su estructura presenta vanos apuntados, y una capilla barroca en el piso alto.

Arco de la Villa, Utrera

Junto a este arco, la única puerta medieval que se conserva, la Iglesia de Nuestra Señora de los Dolores. Los orígenes de esta iglesia, situada, son muy curiosos: en 1731, un grupo de muchachos se dedicaban a rezar el rosario por las calles de Utrera llevando un sin pecado con la imagen de la Virgen de los Dolores. Acabaron fundando la Hermandad de los Servitas, que con el paso de unos años dio origen a la construcción de este templo a finales del XVIII.

La arquitectura de esta iglesia está pensada totalmente para el rezo del Vía Crucis. Es una iglesia barroca, con la particularidad de tener planta elíptica, en la que se suceden varias capillas que conforman las estaciones de penitencia.

En el interior destacan pinturas y esculturas como el Cristo de las Aguas, el Arcángel San Miguel, o una Piedad en el Altar Mayor. Lo más interesante son las pinturas murales que decoran la bóveda y el cuadro de San Antonio de Padua, obra de Francisco Pacheco (discípulo de Velázquez).

Iglesia Nuestra Señora de los Dolores, Utrera

La siguiente mención es una obra de arquitectura civil, como la Fuente de los Ocho Caños.

Fuente de los Ocho Caños, Utrera.

Es una antigua fuente restaurada, de planta octogonal y con una cubierta por un templete. Está situada cerca de la puerta medieval del Arco de la Villa, ya en el exterior del recinto amurallado. La cubierta está adornada por paños de azulejos sevillanos, y se sostiene sobre ocho arcos de medio punto. Bajo cada arco posee un grifo que desagua en la pila que rodea toda la estructura. Su función era la de aprovisionar de agua a los habitantes de la villa y abrevar al ganado.

Arcada de medio punto del templete de la Fuente de los Ocho caños

Desde este punto se pueden hacer rutas campo a través, ya que parten varios cordeles. Para un futuro, lo tendremos en cuenta.

Después callejeamos por el la ciudad hasta dar a parar al Santuario de Nuestra Señora de la Consolación, para ver a la patrona de Utrera, llegando a través de un paseo y un parque nuevo.

Santuario de Nuestra Señora de la Consolación, Utrera

Este templo está ubicado en las afueras de la ciudad, y se llega a él por un espacioso camino, como dijimos hoy día convertido en paseo, flanqueado por el Parque de Consolación. En su interior se encuentra la patrona de la ciudad, Nuestra Señora de Consolación, destacando además su artesonado mudéjar y el altar mayor barroco. El edificio es de estilo barroco clasicista. Fue construido en el primer tercio del siglo XVII, sobre una ermita del siglo XVI dedicada a albergar la imagen de la Virgen de Consolación, que fue trasladada desde el desaparecido Convento de la Antigua.

El 31 de marzo de 1561, la Orden de los Mínimos se hizo cargo de la ermita, levantaron su monasterio anexo a esta y más tarde la iglesia que se observa en la actualidad. Esta consta de nave única con crucero, con una estructura de muros de carga de ladrillo enfoscado y pilares. La capilla mayor es cuadrada y las cubiertas de bóveda de cañón con lunetos. En el crucero hay una cúpula con linterna. A los pies de la nave hay una estructura de vigas con artesonado de madera, que se apoya en columnas de mármol blanco. Sobre esta se asienta el coro y una torre de dos cuerpos que está adornada con azulejos. La portada es de piedra amarillenta y consta de dos cuerpos

Cuentan las crónicas que, en 1507, esta virgen que se encontraba en Sevilla, en poder unas beatas, pero una epidemia de peste, hizo que murieran todas, salvo una, que se llevó la imagen a esta localidad. Allí residía la hija de esta mujer. Marina Ruiz heredó la imagen, que la cedió a las monjas de la Antigua.

Cierto día, un ermitaño del lugar, Antonio de la Barreda, busco el lugar donde actualmente esta el Santuario para levantar la ermita.

En este lugar elegimos para hacernos la foto de la ruta.

Foto familia de la ruta.

Con posterioridad compré un regalo para el próximo día de la madre, un rosario con la imagen de la Consolación.

Luego circulamos por Utrera para salir de la localidad, y a las afuera, paramos para tomar algo de almuerzo para afrontar con más energías la vuelta y llegar a casa sobre las 16:00 horas. La vuelta fue tranquila y se hizo por la vía de servicio junto a la Autovía hasta llegar a Montequinto, de ahí nos dirigimos a Condequinto, pasamos por la Universidad Pablo de Olavide, donde paramos a descansar y retornamos llegando a Sevilla. Decir que unos kilómetros antes de llegar a Sevilla, notaba unas molestias en mi rodilla derecha, en la parte exterior al articular con el movimiento del pedaleo.

La ruta fue grabada en gps desde el Palacio de San Telmo de Sevilla hasta la parada en almuerzo en Utrera antes de volver a Sevilla.

Nombre: Utrera
Tipo de actividad: ciclismo
Descripción: Urban road
Distancia total: 47,89 km (29,8 mi)
Tiempo total: 4:32:59
Tiempo de movimiento: 3:39:37
Velocidad media: 10,52 km/h (6,5 mi/h)
Velocidad de movimiento media: 13,08 km/h (8,1 mi/h)
Velocidad máxima: 35,30 km/h (21,9 mi/h)
Ritmo medio: 5,70 min/km (9,2 min/mi)
Ritmo de movimiento medio: 4,59 min/km (7,4 min/mi)
Ritmo máximo: 1,70 min/km (2,7 min/mi)
Elevación máxima: 134 m (441 ft)
Elevación mínima: 45 m (149 ft)
Aumento de elevación: 1212 m (3976 ft)
Pendiente máxima: 15 %
Pendiente mínima: -21 %
Registro: 13/04/2013 9:21

Grabación de la ruta en gps desde Sevilla hasta Utrera

También se grabó el perfil de elevación.

Perfil de Elevación Ruta Sevilla- Utrera

Finalmente los datos de la ruta completa grabados en el cuentakilómetros.

DATOS DEL CICLOCOMPUTADOR.

DISTANCIA RECORRIDA.- 81,6 KILÓMETROS.

TIEMPO EMPLEADO EN RUTA.- 5 HORAS 47 MINUTOS 08 SEGUNDOS.

VELOCIDAD MEDIA.- 14,1 KILOMETROS/HORA.

VELOCIDAD MAXIMA ALCANZADA.- 40,9 KILOMETROS/HORA.

ODOMETRO.- 2.376 KILÓMETROS TOTALES.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a RUTA DE UTRERA

  1. Gracias José.
    el cielo azul. Lluvia aquí todos los días.
    vemos algunas cigüeñas aquí en la región. Son sedentarias.
    Un paseo muy agradable.
    un abrazo de amistad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s