RUTA AL VADO DEL QUEMA

“Viajar es vivir”. 

Hans Christian Andersen.  Escritor danés.

Sin tiempo para descansar al día siguiente quedé con Francisco, para hacer alguna ruta con él. Al día siguiente de la de Utrera.

No terminé en buenas condiciones, noté una ligera molestia por la rodilla, por el lateral, a la derecha. Como previamente durante la semana quedé con él, tenía que acudir a la cita.

La idea era echar la mañana juntos, para ver hasta dónde podíamos llegar. Así que me preparé como si hiciera una ruta normal y salí para tomar el metro con destino a Mairena del Aljarafe.

Una vez encontrado con Francisco, que me esperó a la salida de la estación, partimos para iniciar la ruta juntos. A ver cómo me respondería la rodilla.

El camino era exactamente el mismo que el recorrido al Cortijo de La Juliana, la primera ruta que hice con Francisco, pasamos por el Puente de Río Pudio, por la Hacienda Torrequemada y el aeródromo y unos pinares antes de llegar a la Hacienda de La Juliana. Lo hicimos a buen ritmo y con suficiente tiempo como para seguir más adelante.

Seguíamos el Cordel de Triana a Villamanrique, el mismo camino que usan muchos peregrinos para la Aldea de El Rocío.

En tiempo seco, por este camino suele haber mucha arena, pero gracias a las últimas lluvias, el cordel compactó toda la arena y la tierra, por lo que rodábamos óptimo para la práctica del mountain bike.

Tras cruzar los terrenos de la Dehesa de Lopa, entremos en un denso bosque de pinares que abarcaba desde los términos municipales de Aznalcázar hasta Puebla del Río.

El camino por el que circulamos desembocó en un cortafuegos que siguiéndolo termina en un área recreativa junto a la carretera local SE-667, que parte de la cercana localidad de Aznalcázar. Nosotros seguimos por la carretera en dirección sur, sin apenas llegar al kilómetro, para seguir otro cordel en dirección oeste o a la derecha según dirección llevábamos. El Camino de los Playeros. Este conducía al Cortijo del Quema y posteriormente al Vado del Quema, donde íbamos a dar por terminada la ruta.

Trazado en mapa desde Dehesa de Lopa al Camino de los Playeros

Para esta ruta no me llevé el Gps, solo cargué con el altavoz mp3 para ir escuchando música por el camino. Así que solo dejo constancia con este mapa de una parte del recorrido.

Pasado el Cortijo del Quema llegamos al Vado del Quema, donde dimos por terminada la ruta y descansamos un poco para retornar la vuelta. Hasta ahora la rodilla, me estaba respondiendo bien.

Monumento de la Virgen del Rocío, Vado del Quema

Este lugar es muy conocido por ser paso obligado de gran cantidad de peregrinos que andan el camino del Rocío, para acompañar a sus hermandades a la ermita de El Rocío (Almonte, Huelva) y rendir veneración a la Virgen del Rocío. Esta romería es una de las más importante de España. En las fechas de Pentecostés, alcanza el millón de personas. Hay varios caminos usado para el camino, el de Sevilla que es parte de la ruta que hemos llevado es el más transitado.

En el río Guadiamar, a su paso por el Vado del Quema

Mucha gente cree que el Vado del Quema se debe al supuesto río llamado Quema, pero este río no existe en nuestra geografía. El río que discurre sus aguas por este lugar es el Guadiamar, que es el que figura a su paso por el Cortijo de Quema. Este cortijo es el que da el nombre al vado, y que da nombre a la finca situada en el margen izquierdo del Guadiamar.

A este río los romanos lo llamaron Menoba. Fueron los árabes los que lo llamaron Guadiamar, nombre que conservaron los cristianos, y que significaba Príncipe de los Ríos. Al cortijo de Quema, le viene el nombre por tener en el siglo XIV los quemaderos de los armajos, una planta marismeña cuyas cenizas era utilizada por el Estado para hacer jabón. De ahí tomó el nombre con el popularmente se le conoce al Vado de Quema.

El lugar en sí, es un lugar de concurrencia de muchos ruteros de bici y senderistas. Nosotros tras tomar algo de alimento y reponer fuerzas, volvimos hacia Mairena del Aljarafe por el mismo lugar que en la ida. Ahora nuestro camino, era más “rompe piernas” para nosotros, ya que el de la ida es más favorable, pero se hizo sin problemas.

Llegados a Mairena, Francisco y yo, buscamos un bar para tomar un par de cervezas y hablar de futuros proyectos de rutas juntos.

Después de terminar me acompañó hasta la entrada del metro y se despidió dirigiéndose a su casa. Por otro lado, yo que tenía previsto ir hasta Sevilla utilizando el metro, no puede montarme en él, debido a que era la Víspera de la Feria de Abril y el servicio estaba siendo utilizado por muchísima gente. Tuve que ir a Sevilla, descendiendo desde Mairena hasta San Juan de Aznalfarache. Por Allí tomé el Puente, para llegar al Charco de la Pava y desde allí desde Triana hasta mi barrio. La rodilla aguantó bien el envite.

DATOS DE LA RUTA.

DISTANCIA RECORRIDA.- 67,6 KILOMETROS.

ODOMETRO.- 2444 KILÓMETROS TOTALES.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s