RUTA AL BRAZO ESTE DEL GUADALQUIVIR

“Mi tenaz y errante espíritu no me permitía permanecer en casa mucho tiempo”.

William Frederick Buffalo Bill Cody. Soldado, cazador y showman norteamericano.

Un nuevo fin de semana y nueva aventura. Esta vez tocaba aquella que no pudimos hacer por culpa del barro y terminamos en el Cortijo de la Compañía, esta vez si íbamos a hacer la incursión por donde teníamos previsto. Había dejado de llover, por lo que estábamos seguro que el camino iba a ser más seco.

Nuestra idea hacer una ruta por el Brazo Este del Guadalquivir, un recorrido algo distinto de los que llevábamos haciendo, porque ahora circularíamos por una Reserva Natural.

La hora de quedada, sobre las 10:20 aproximadamente. El lugar el Muelle de las Delicias de Sevilla.

El Muelle de las Delicias es un muelle gestionado por el Puerto de Sevilla y usado para que atraquen los cruceros de gran calado.

Hasta mediados del siglo XX se utilizó sobre todo para transporte de mercancías aunque desde los años 80 del siglo XX se destinó para los cruceros.

En los años 2000 se re-adaptó el antiguo tinglado portuario para que sirviera de estación marítima de pasajeros. En 2013 se cercó dicho entorno y se amplió la estación con una moderna estructura que recuerda a los contenedores usados para el transporte de mercancías.

Empieza en el Puente de los Remedios y finaliza en el Puente de las Delicias, que es levadizo para posibilitar el acceso de los cruceros a dicho muelle y la entrada de embarcaciones al Club Náutico, en el barrio de Los Remedios, que se encuentra en la otra orilla.

Tras el Puente de las Delicias siguen más instalaciones del Puerto y en la actualidad se está construyendo un acuario.

En el día de nuestra ruta, estaba atracado un crucero de bandera maltesa. El Azamara Quest.

Crucero Azamara Quest

El buque Azamara Quest de propiedad de la empresa Royal Caribbean Cruise, que ha llegó a Sevilla, para finalizar un crucero transoceánico iniciado en Miami con 564 pasajeros. Posteriormente, según datos del noticiario ABC, el día 29,  zarpó otro para continuar el crucero por el Mediterráneo y el Mar Negro.

 Este crucero que llega a la ciudad, iniciado desde Miami, coincide con las antiguas rutas entre Sevilla y Estados Unidos, “aunque esta vez, un siglo después, dedicada únicamente al ocio” y no al transporte de pasajeros.

La actividad de esta naviera está orientada al turismo de cruceros de lujo.

El buque Azamara Quest, cuenta con 558 camarotes, tiene una eslora de 180 metros y 28 de manga y está consignado por la empresa Vapores Suardiaz.

Fue construido en el año 2000, por la empresa de astilleros francesa Chantiers de l’Atlantique, la misma que construyó el Queen Mary 2, con base en Saint Nazaire por encargo de la empresa noruega Renaissance Cruises como “R Seven”.  En 2006 fue vendido a España a la empresa Pullmantur  y rebautizado “Blue Moon” . Ella navegó para Pullmantur hasta 2007, cuando fue traspasada a Azamara Cruises, y su nombre cambió al actual.

El “Azamara Quest” lleva cerca de 710 pasajeros (ocupación doble), además de 410 miembros de la tripulación. El buque se ha registrado en tres puertos (matrícula), dependiendo del propietario, Monrovia- Liberia; Majuro- Islas Marshall y Valletta- Malta. Este último es donde actualmente está registrado llevando a su popa, la bandera mercante de este país mediterráneo.

Bandera mercante de Malta, rememorando a la Orden de Malta.

La bandera mercante de Malta fue presentado por el Gobierno de Malta a través de la Merchant Shipping Act (Cap. 234) y consiste en un campo rojo bordeado de blanco, con la cruz de Malta en el centro. La bandera rememora así la bandera de la Orden Soberana y Militar de Malta, una orden creada en el ámbito de las cruzadas para llevar a cabo acciones hospitalarias y militares contra musulmanes primero y posteriormente contra los turcos.  Es la única que persiste en la actualidad.  Su relación con este país, es que la isla perteneció durante varios siglos a la Orden, para la defensa de la cristiandad ante el empuje de los otomanos, por el Mediterráneo.                          

Dejamos este crucero, en el Muelle de las Delicias y marchamos con nuestras bicis en busca de nuevos parajes, para alimentar nuestra hambre de aventuras.

Salimos del Muelle, junto al Puente de los Remedios, en dirección por el Paseo de las Delicias hacia el sur. Siguiendo esta foto plano del Google maps, nos situamos junto al Río Guadalquivir y muy próximo al Parque María Luisa.

Inicio de la Ruta- Muelle de las Delicias. Sevilla

A medida que avanzamos perdimos el Guadalquivir de vista y nos adentramos de forma contigua y recta hasta llegar a la Avenida de la Palmera.

Trazado de la Ruta donde nos adentramos a la Avenida de la Palmera

A nuestro paso, a la izquierda dejamos los pabellones de Brasil y de México, edificados con motivo de la Exposición Iberoamericana del 29.

Continuamos por la Avenida de la Palmera, por ella atraviesa una de las entradas/salidas de Sevilla, es la Avenida Bueno Monreal. Tras pasarla, no dejamos esta avenida.

Ruta por la Avenida de la Palmera

Edificios empresariales, centro educativos y parques es lo que vamos a encontrar por este trazado.

Avenida de La Palmera, cruce con La Raza- Cardenal Ilundain

La Avenida de la Palmera se alargaba hasta el Estadio Benito Villamarín, es cuando comienza la Avenida de Jerez.

Trayecto final de la Avenida de la Palmera

El paso era rápido debido al piso del carril bici por el que circulamos, dejado el Barrio de Heliópolis donde estaba situado el Estadio del Real Betis Balompié, continuamos camino hacia el Barrio de los Bermejales. Allí buscamos un supermercado para comprar más agua y cargarla en la mochila, ya que la jornada era soleada y el esfuerzo podía hacernos demandar más agua.

Paso por Barriada de Los Bermejales

Al salir optamos por rodear el barrio y la zona descampada, donde muchos aprovechan para hacer deporte o pasear el perro y buscamos el carril bici que conduce al siguiente barrio, el de Bellavista, aunque no pasaríamos por él.

Buscando el Río Guadaíra

Después unos metros más adelante y tenemos que cruzar por dos veces la Carretera Madrid- Cádiz. Primero al terminar la pasarela y luego a la altura y frente al concesionario Opel Divisa, justo a su lado tomamos la carretera de pocos metros que enlaza con las instalaciones del Cortijo del Cuarto, pero la carretera sigue hasta un puente que cruza el Guadaíra.

Pero nosotros dejamos a nuestra derecha el puente y seguimos en dirección sur, por un paseo de reciente construcción situado en el margen izquierdo del río Guadaíra. El mismo paseo conectado con un recto camino paralelo al río. Esta recta ya no lo dejaríamos hasta el puente del Copero, allá por las cercanías del Polígono Industrial Isla Menor.

Camino Margen Izquierdo del Guadaíra

El camino al principio era una pista, pero a medida que avanzamos el terreno era arcilloso y muy moldeado por las rodadas de vehículos motorizado, que dejaban grandes surcos tras las últimas lluvias. Ahora que el terreno era más seco, quedó muy quebrado, por lo que nuestro paso por este lugar era lento.

Paso del Arroyo Culebras

comprobar sobre el terreno, que en esta zona se vienen produciendo ocupaciones de dominio público, cortado por varias carreteras. Esto impide la función natural de corredor ecológico del mismo, reduciendo el cauce, destruyendo su vegetación de rivera y desapareciendo el bosque en galería que existía. Desde aquí hacemos llamamiento, por si tienen en cuenta la recuperación de la zona.

Pasamos el lugar y seguimos por la recta, que nos conduce al Puente del Copero, en las inmediaciones del Polígono Industrial Isla Menor.

Paso por el Puente del Copero

Para ello pasamos previamente por una construcción de lo que será un futuro puente de paso de la SE-40, aún en construcción. El siguiente puente a la vista, junto a las edificaciones del Polígono Industrial Isla Menor, estaba el puente que sí debíamos pasar, y que nos llevará por un corredor verde a lo largo del Guadaíra, el Puente del Copero.

Ahora pasamos al margen derecho del Guadaíra donde la pista para nuestras montura era mucho mejor para rodar, que la que traíamos por el izquierdo.

Según la dirección que llevábamos, a nuestra derecha podíamos divisar, Coria del Río que se situaba a orillas del Guadalquivir y a nuestra izquierda el río Guadaíra y tras él, el Polígono Industrial Isla Menor, la Torre de los Herberos y a sus pies el yacimiento de la ciudad romana de Orippo.

Ruta paralela entre los ríos Guadalquivir y Guadaíra

Todo era seguir hacia delante hasta llegar a otro puente construido para comunicar una carretera procedente de Coria del Río. Atravesamos el puente y a los pies, comenzaba un camino que comunicaba con la carretera SE-667. Seguimos por allí, a partir de este lugar que en el siguiente mapa marcamos con una estrella de cuatro puntas, para nosotros era Terra Incognita, territorio desconocido preparado para ser explorado con nuestros caballos con ruedas.

Rumbo a la confluencia entre el Guadalquivir y el Guadaíra

Seguíamos sin dejar el Guadaíra, ahora volvíamos a incurrir de nuevo a su izquierda. Estábamos cerca de su confluencia con el Guadalquivir.

Camino junto al Puente de la Carretera de Coria

Este era el mismo camino que quisimos hacer con antelación, pero al estar enfangado, tuvimos que desistir, y hacer ruta alternativa por el camino de los Olivillos, para terminar la ruta en el Cortijo de la Compañía. Ahora, al estar más seco, nadie podrá detener nuestra exploración. Objetivo, pasar por la Reserva del Brazo Este del Guadalquivir y descubrir nuevas rutas.

Ahora a través de este camino junto al Guadaíra, circulamos más al sur. A partir de aquí encontramos biodiversidad de animales que conviven junto al río.

Reses pastando junto al Guadaíra mientras una garcilla remonta el vuelo

Banda de aves y vacas junto al río Guadaíra

No solo por estos lugares está presente el ganado de reses o caballar, o la fauna ornitológica, también la agricultura. Extensos campos utilizados para el cultivo, como el captado en la siguiente imagen, donde mostramos algo tan esencial como la técnica del riego.

Sistema de riego localizado

El riego consiste en aportar agua al suelo para que las plantaciones tengan el suministro que necesitan para desarrollar así su crecimiento.

Este tipo agricultura donde se usa el riego como método para su crecimiento y desarrollo se denomina de regadío y consiste en el suministro de importantes cantidades de agua a los cultivos a través de diversos métodos artificiales de riego.

Este tipo de agricultura son bastantes caras y requiere grandes inversiones de capital y una cuidada infraestructura hídrica que exigen, a su vez, un desarrollo técnico avanzado. Entre los cultivos típicamente de regadío destacan los frutales, el arroz, el algodón, las hortalizas y la remolacha. Por tanto, el área del Valle del Guadalquivir donde nos encontramos es una de los ejemplos que mejor ilustran la agricultura de regadío.

El utilizado en esta zona es el llamado riego localizado, es una manera moderna de regar, que consiste en la aplicación del agua al suelo en forma localizada, es decir, sólo se moja una zona restringida. Este método son apropiados para zonas donde el agua es escasa, por poca pluviosidad ya que su aplicación se hace en pequeñas dosis y de manera frecuente, consiguiendo con esto un mejor control de la aplicación del agua y algunos otros beneficios agronómicos.

Este sistema de riego localizado se empezó a ensayar en Alemania en 1860 y en Estados Unidos en 1918.

El camino se convertía en carretera alquitranada, la SE-667. Por este lugar, vimos algún aficionado a la ornitología sacando fotos desde su coche de las aves que merodeaban por este lugar.

Carretera SE-667

La carretera era contínua y recta y sin atisbo de edificaciones a su alrededor, todo eran zonas de parajes y cultivos.

La alquitrán de la carretera cambiaba a pista a medida que avanzamos. La larga recta del Guadaíra paralela a esta vía parecía llegar a su fin en el horizonte donde se empezaba a ver más edificaciones, unas naves abandonadas, que pertenecía al Cortijo de Mundiarroz.

Pista de Tierra

A partir de ese punto empezamos el llamado camino de Compañía. El lugar empezaba a oler a mar y el Guadaíra llegaba a su final para confluir con el Guadalquivir, que desde nuestra salida no lo veíamos. Incluso al ser navegable, coincidió a nuestro paso la travesía de un barco que se dirigía hacia el interior.

Paso de Barco

Hasta que no llegamos a la finca de Los Llanos no teníamos a nuestro lado el Guadalquivir. Giramos en curva, dejamos atrás el Guadaíra, a nuestra derecha según dirección que llevábamos el Guadalquivir, a nuestra izquierda campos de cultivos de arroz.

Tras el Guadalquivir, el primer cortijo tras que divisamos es el de Escobar o de Isla Mínima, donde destaca su pantalán que un tipo de muelle o embarcadero pequeño para barcos de poco tonelaje.

Pantalán y Cortijo de Isla Mínima o de Escobar

Ibamos disfrutando del lugar sin importarnos donde estábamos situados, pero lo que son las casas, al ser un lugar transitado por coches, que levantaban el polvo del camino, encontramos estas señales de indicación distancia de poblaciones cercanas.

Distancia a otras localidades

Veníamos de dirección Dos Hermanas, a la que distaba 24 kilómetros. Nuestro destino era pasar por Los Palacios, por lo tanto ya tocaba tomar la primera raya o camino transversal que encontremos de vuelta. Y había otras indicaciones a Lebrija o Las cabezas de San Juan que nos daba el ánimo de hacerlas como ruta en futuro.

Seguimos el recto camino paralelo y junto al Guadalquivir, hasta que llegamos a un silo y secadero de arroz situado en la Colonia de San Vicente Ferrer, situado en la Dehesa Casudi.

Silo y secadero de arroz, Colonia San Vicente Ferrer

Colonia San Vicente Ferrer- Camino del Práctico

De la misma Colonia, parte un sendero local como así lo indica, la flecha color verde, las flechas que marcan los cominos es un código para los senderistas, si es verde significa que el recorrido es corto, menor de 10 kilómetros. Otras que solemos ver con frecuencia son las flechas amarillas, indicativas del Camino de Santiago.

Pero nosotros no podemos seguir por el camino del Práctico que el que marca la flecha verde, porque sino nos vamos a desviar mucho.

Por lo que volveremos tomando el camino de la izquierda.

Vuelta buscando el Brazo Este

De nuevo una nueva recta ahora en sentido inverso, para buscar el paraje del Brazo Este del Guadalquivir.

Salida al Paraje Natural Brazo  Este del Guadalquivir

Rumbo a los parajes del Brazo Este del Guadalquivir

El Paraje Natural del Brazo del Este del Río Guadalquivir es uno de los antiguos brazos del río Guadalquivir, que se bifurcaba al formar la marisma. Es una zona húmeda configurada por sedimentos a los que se superponen depósitos aluviales de gravas, arenas, limos y arcillas, con un cinturón de vegetación natural.

Paraje del Brazo Este del Guadalquivir

Lógicamente, este espacio se caracteriza por zonas amplias, llanas y a escasa altitud, donde crece vegetación mediterránea. Las especies dominantes de vegetación son el carrizo, la espadaña, la castañuela y el junco.

Además de numerosas anátidas, las especies más interesantes garzas reales e imperiales, avetorillos, calamones, gansos, cigüeñas blancas, etc. que tienen en el Brazo del Este un lugar idóneo y alejado de la civilización para su reproducción, así como suficiente alimento en los cercanos arrozales de Los Palacios, Puebla del Río o Isla Mayor.

Hay que conocer que hace apenas una década existía en este ecosistema importantes colonias de cigüeñas negras, que actualmente han desaparecido casi por completo.

Nos encontramos en el término de Los Palacios y Villafranca, mientras el camino conducía por el entre arrozales, cultivos de algodón y este paraje donde anidan numerosas aves. El camino también discurría junto a canales de riegos.

Paraje Natural Brazo del Este

Canal de riego en el Brazo Este del Guadalquivir

Una vez pasado este canal de riego del Brazo del Este, tomamos un camino llamado Muro de los Portugueses, hoy un carril alquitranado en mal estado.

Todos los parajes que transitamos a través de este camino hasta el Caño de la Vera, ante de la llegada a Los Puntales, forman parte del paraje del Brazo del Este.

Aves en el Brazo del Este

El llamado Muro de los Portugueses, deja a la izquierda el paraje del Brazo del Este, nosotros continuamos por él en dirección a Los Palacios y Villafranca.

El Muro de los Portugueses

Siguiendo nuestro track, marcado en rojo, el camino recorre desde Los Puntales hasta el Encauzamiento del Arroyo del Hornillo, siguiendo el Caño de la Vera.

Ruta por el Caño de la Vera

Y desde este mismo arroyo tanto carretera del Muro de los Portugueses como el Caño de la Vera, no lo dejamos prácticamente hasta la entrada a la población de Los Palacios.

Recorrido del Muro de los Portugueses hasta Los Palacios

Pasado el Arroyo del Hornillo recorremos las fincas de Palardé, Los Chapatales, el Arroyo de San Juan y La Ventilla.

Antes de llegar a Los Palacios, encontramos un camino que dirigía la ruta a la izquierda, hacia el oeste. Ya la hora que era, de volver a casa para que no se nos hiciera la ruta muy cansada.

Vuelta para Sevilla

Salida a la Carretera SE- 9023, hacia el Parque de la Corchuela

El camino daba un cruce de caminos, una carretera, la SE-9023 y la vereda del Arrecife que conduce hasta Los Palacios.

Nosotros tomamos por la carretera para dirigirnos ahora hacia la Corchuela.

Vereda del Arrecife y Carretera SE-9023- Los Palacios a La Corchuela

Debido a los problemas físicos de mi rodilla volvieron a aparecer y preferí circular por la carretera aún con el riesgo que conlleva que por la vereda del Arrecife.

Camino a La Corchuela

Por aquí el camino se hacía bastante tranquilo, aunque nos pasaron coche, nos respetaban el paso. Pero cuando la vereda del Arrecife pasó a nuestro lado de la carretera aprovechamos para circular por él hasta el cruce con la Colada de las Plateras, que es un camino que conduce a Dos Hermanas.

Por Vereda del Arrecife hasta la Colada de las Plateras

Allí aprovechamos para parar un poco e informarnos en sus paneles de señalización de estos caminos, incluso aprovechamos para hacer alguna foto artística.

Colada de las Plateras

La Poderosa en la Vereda del Arrecife

En este punto dejamos de circular por la vereda y volvimos a la carretera local para llegar al Parque de la Corchuela. Sin bien, a lo largo de nuestra ruta desde Los Palacios nunca dejamos de lado esta verde, porque llegaría hasta el Polígono Industrial de Isla Menor.

Ahora dejamos un plano de nuestra última parte de la ruta, que pasa por el Parque de la Corchuela, allí entraríamos para descansar, y luego salida por carretera, pasando por la Hermandad y terminar en el Polígono Industrial Isla Menor, donde buscaríamos algún bar o restaurante para comer, ya que eran sobre las dos de la tarde.

Parte final de la ruta- La Corchuela- Polígono Industrial Isla Menor

Tras el parón de poco tiempo, arrancamos esta vez de nuevo por carretera, allí un par de kilómetros como mucho llegamos al Parque de la Corchuela.

Entrada al Parque de la Corchuela

El Parque abarca los terrenos de un antiguo cortijo, del mismo nombre. Ofrece la posibilidad de disfrutar de diversos ecosistemas, todos ellos con especies propias del monte mediterráneo. Dehesa de encinas, bosque de olivos silvestres (acebuches), junto al matorral noble que está presente en todo el espacio y pinos centenarios. Para facilitar la identificación de la flora y fauna, el visitante encontrará varias señales interpretativas que ayudan, por ejemplo, a reconocer distintas especies, principalmente de aves, como son el mochuelo, el milano negro, el cuco, el zorzal o la perdiz.

Varios cursos de agua, como el arroyo del Hornillo, proporcionan cierto frescor a la zona, albergando vegetación ribereña, donde destaca la presencia de álamos, sauces, tarajes o eneas.

El visitante cuenta con diversas instalaciones de recreo. Barbacoa, Bosque de aventuras, carril bici, Instalaciones deportivas, etc…

Foto de la Ruta

Entramos en el parque, para descansar un poco las piernas, no sobrecargar mucho la rodilla, comer algo, beber agua y reponer nuestros bidones y mochilas de agua. Estuvimos una media hora larga descansando antes de retomar la vuelta para Sevilla.

A la vuelta salimos del recito tomando la carretera, por allí entramos de nuevo por la vereda del Arrecife para entrar por la Dehesa de la Atalaya y volver por el Guadaira ya que conocíamos esta zona de una ruta echa hace año y medio pero mis molestias en la rodilla fueron a peor y sugerí a Nico hacer la ruta por la carretera, que es más cómodo el rodar que por la vereda. Así que tiramos por carretera y acertamos, recortamos sin saberlo mucho recorrido porque pasando la Urbanización La Hermandad, llegamos a una glorieta que era la entrada al Polígono Industrial Isla Menor. Allí donde veíamos la Torre de los Herberos, encontramos un mesón abierto, el Mesón Casa Quinta y paramos para comer unos bocatas (Nico de tortilla de patatas y yo pechuga de pollo) con patatas fritas y tomar un par de cervezas.

Mesón Casa Quinta- Polígono Industrial Isla Menor

Y este es el instante de nuestro merecido premio al esfuerzo de llevar hasta ese instante una ruta de 66 kilómetros.

Los bocatas del día del Brazo del Este

Aquí paré la grabación del Gps.  Eran las 15:3o cuando llegamos, a las 16:00 horas cerraba el mesón.

DATOS DE LA RUTA GRABADOS POR GPS. Hay que indicar que no se ha grabado todo el recorrido. Solo desde el Muelle de las Delicias rodeando hasta el Brazo del Este hasta el Polígono Industrial Isla Menor (Dos Hermanas)

Nombre: Brazo Este Del Guadalquivir

Tipo de actividad: ciclismo de montaña

Descripción: Sentido semicircular desde el Muelle de las Delicias en Sevilla hasta el Polígono Industrial Isla Menor en regreso.

Distancia total: 66,00 km (41,0 mi)

Tiempo total: 5:02:13

Tiempo de movimiento: 4:14:35 Velocidad media: 13,10 km/h (8,1 mi/h)

Velocidad de movimiento media: 15,55 km/h (9,7 mi/h)

Velocidad máxima: 41,82 km/h (26,0 mi/h)

Ritmo medio: 4,58 min/km (7,4 min/mi)

Ritmo de movimiento medio: 3,86 min/km (6,2 min/mi)

Ritmo máximo: 1,43 min/km (2,3 min/mi)

Elevación máxima: 97 m (318 ft)

Elevación mínima: 6 m (19 ft)

Aumento de elevación: 1196 m (3924 ft)

Pendiente máxima: 11 %

Pendiente mínima: -9 %

Registro: 20/04/2013 10:19

Tras reponer fuerzas con este par de bocatas, nuestro recorrido seguía puesto que teníamos que volver a Sevilla. Atravesamos todo el extenso Polígono Industrial por la misma calle hasta que salimos por una glorieta y giramos a la izquierda, allí dimos a un puente que salva el Guadaíra, no lo cruzamos a su lado el camino que conduce paralelo al Guadaíra y que hicimos en la ida. Mi rodilla no podía más y el tuve que bajar el ritmo para no resentirme mucho.

Finalmente llegamos al paseo del Guadaira y de ahí salimos a la travesía que pasa junto al Cortijo del Cuarto para salir a la Opel Divisa y salir a las proximidades de Bellavista.

Entramos en carril bici que nos condujo a Los Bermejales y de paso entramos en Sevilla. Por la Avenida de la Palmera Nico y yo nos separamos para tirar cada uno para su hogar. Al final fueron unos 88 kilómetros de batida durante la mañana del 20 de abril.

DATOS DEL CICLOCOMPUTADOR

DISTANCIA RECORRIDA.- 88 KILÓMETROS.

TIEMPO EMPLEADO EN PEDALEO.- 5 HORAS 25 MINUTOS 24 SEGUNDOS.

VELOCIDAD MEDIA.- 16,2 KILÓMETROS/HORA.

ODÓMETROS.- 2.532 KILÓMETROS TOTALES.

Track de la Ruta Brazo Este del Guadalquivir (Muelle de las Delicias- Polígono Industrial Isla Menor)

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s