RUTA PINARES DE HINOJOS

“Festina lente, Apresúrate lentamente”.

Suetonio, Historiador y biógrafo romano.

Nuestra última ruta se puede definir muy bien con esta cita del historiador Suetonio, quién escribió en la biografía de “Los doce César”que una de las frases favoritas que el Emperador Augusto llevó a la práctica fue “Speude bradeos”, una frase contradictoria del idioma griego, que significa algo así como, “más aprisa, menos velocidad”.

La ruta fue azarosa, sobre todo en la vuelta. Nos perdimos, pero no perdimos los nervios, una vez localizados y a mucha distancia de nuestros lugares, nos pusimos en marcha para llegar, que era lo importante. Y llegamos tras superar los 125 kilómetros. La ruta se ha convertido en la más transiberiana de las recorridas hasta ahora, por su longitud, de todas, ésta las ha superado a todas.

Todo comenzó en una visita que quería hacer a Oswaldo, uno de mis compañeros de trabajo. Él vive en Hinojos, pueblo ya dentro de la provincia de Huelva.

La idea de hacer esta ruta, fue el año pasado, pero entre unas cosas y mis preferencias por hacerla cuando los días fueran más largos, a partir del equinoccio de primavera, no quedamos hasta mediados de mayo. Así que pudimos quedar para hacerla, el 11 de mayo, y recorrer juntos los Pinares de Hinojos.

Oswaldo nos esperaba en Hinojos y yo me acercaría desde Sevilla hasta Mairena de Aljarafe para iniciar la ruta en Hinojos.

Propuse a mis dos compañeros con los que he salido de ruta para hacerla juntos, Francisco no pudo ir por un compromiso familiar, aunque le hubiera gustado, de echo no descarto una segunda edición de esta ruta para que pueda ir él. En cambio, Nico si estaba dispuesto y acudiría a la cita.

Por tanto, una vez más como casi todas las veces, los dos iniciábamos con hora prevista a las 8:30 horas, iniciar una ruta muy aventurera interprovincial hasta Hinojos.

El punto de encuentro fue la boca de metro de Puerta Jerez, allí tomaríamos este servicio para dirigirnos hasta Mairena del Aljarafe. Desde este punto iniciaríamos la ruta.

Paso por Camino de Rio Pudio y Cordel de Villamanrique

Una vez llegado a nuestro destino, lo primero que hicimos es avisar a Oswaldo de nuestra partida hacia Hinojos y acto seguido comenzar la ruta. Tras callejear por Mairena del Aljarafe, buscamos el camino del Río Pudio y una vez que llegáramos a este río justo en el Puente, acaba dicho camino pero conectaba con otro con el Cordel de Villamanrique de la Condesa.

El Cordel de Villamanrique de la Condesa, comienza en Triana, pero parte de este recorrido ha desaparecido por la construcción de vías de tráfico rodado.

Cordel de Villamanrique de la Condesa

El cordel es una de las grandes vías del camino del Rocío. Durante la primera parte del recorrido de este cordel pasamos, la cañada real de Isla Mayor y el arroyo del Ríopudio, la urbanización Entrecaminos, las obras de la futura SE-40  y la Hacienda Torrequemada. Todo situado en el interior del triángulo formado por las poblaciones de Mairena del Aljarafe, Palomares del Río y Bollullos de la Mitación.

Por ahora llevábamos un buen ritmo, para afrontar la ruta, ya que el terreno era muy favorable.

Tras pasar la Hacienda Torrequemada, un paso salva el discontinuo cauce del arroyo de la Cañada Fría y al poco transitar nos encontramos con la carretera SE-646, que llega hasta Almensilla. Pasada la carretera, a unos metros a nuestra derecha la entrada de la Hacienda La Bodeguilla, pero nuestro camino sigue al frente, parecía no acabar, y tiende cuesta abajo hasta llegar a una nueva hacienda, Monasterejo, junto al Arroyo Majalberraque. Ni siquiera nos deteníamos a hacer fotos ya que Oswaldo nos esperaba y no queríamos llegar muy tarde.

Para que se vea con más claridad, cambiamos ahora el mapa del Google earth, por otro del Instituto Geográfico Nacional escala 1:25.000. El trazo marcado en rojo es nuestra ruta.

Trazado por Cordel de Villamanrique de la Condesa hasta la Hacienda de Monasterejo

Pasada la Hacienda Monasterejo, sin detenernos, pasamos a La Juliana, donde lo primero que encontraremos es el aeródromo, después cruza nuestros camino una vereda que más adelante se dividirá en dos caminos, uno llevará a Coria y otro a Puebla del Río, aunque nosotros la dejamos atrás, seguimos hacia la Hacienda de La Juliana. Describimos esta parte de la ruta que una vez dejada La Juliana flanquean dos caminos en paralelo a la Cañada del Pozo y que conducen a más haciendas, a la izquierda de nuestro sentido Benajiar y a nuestra derecha Cuatrohabitán. Pasados estos puntos de referencias, el cordel se dirige hacia la Dehesa Lopaz, donde toma el nombre de Camino de Marlo.

Paso desde el Aeródromo de La Juliana hasta el Camino de Marlo

Si nos detuvimos para hacer fotos en La Juliana. Primero en el aeródromo y después en la Hacienda.

El Aeródromo de la Juliana, pertenece al término de Bollullos de la Mitación. Es una aeródromo muy equipado y con varios servicios. Es un espacio donde un piloto puede practicar todas las disciplinas derivadas con la aviación. Vuelos de avioneta, helicópteros, ultraligeros o saltos de parapente en vuelo. Entre los servicios que ofrece el más destacado es el mantenimiento y revisión de aeronaves.

Aeródromo de La Juliana

También en nuestro camino se encontraba acto seguido la Hacienda de La Juliana.

Hacienda La juliana a nuestro paso hacia Hinojos

El conjunto se organiza en torno  a un gran patio rectangular de poco interés arquitectónico dada la gran  transformación sufrida y por lo rústico del caserío. La hacienda cuenta con señorío junto al  cual se encuentra el molino aceitero conservado en partes. Las demás  dependencias la forman los tinahones, graneros y almacenes. El pozo, con  abrevadero, está situado frente al señorío es lo que conserva su carácter original. Junto a la hacienda, en el cauce del arroyo Majalberraque, se conservan los restos de un antiguo molino de  agua.

Su topónimo, procedente del nombre de una familia, que algunos la refieren de origen romano.

Otro lugar destacado que no pudimos parar y que dejaremos para próximas rutas por este camino es la Ermita de Cuatrovita en la Hacienda de Cuatrohabitán o la Hacienda de Lopaz.

El camino de Marlo es el cordel de que llevábamos que se dirige hacia Aznalcázar y comparte un tramo con el de Villamanrique. Nosotros tomamos dirección sur. Empezamos a adentrarnos por una arboleda forestal.

Aproximándonos a los Pinares de Aznalcázar

Paso por los Pinares de Aznalcázar

Pues por este punto, perdimos un poco nuestro rumbo, ya que nos estábamos desviando hacia el Cabezo del Eucalipto, cuando en realidad debíamos tomar por la Colada de Villamanrique. Por estos lugares transitábamos por mucho bancales de arena, quizás acondicionado para el paso de carretas del Rocío, lo cierto es que a nosotros nos frenaba el rodar por la arena, e incluso nos patinaba las ruedas lo que hacía que nos bajáramos mucho de la bici, el terreno era muy ondulado.

Consulté el Gps, y gracias a él nos orientamos y pudimos recuperar la colada de Villamanrique, ya dentro de los Pinares, que por cierto, ya estaba señalizados como descansadero para las Hermandades que hacían el camino del Rocío.

Seguimos el camino recto hasta que dimos a una carretera local, que conocía, gracias a la ruta que hice con anterioridad con Francisco hasta el Vado del Quema.

Justo por allí, nos encontramos a un biker, que nos preguntó por un camino para volver a Mairena, ya que por donde el venía había mucha arena. Yo le comenté que el que nosotros traíamos también tenía mucha arena, así que le desaconsejé que lo tomara.

Lo cierto es ya teníamos idea de que a la vuelta no lo vamos a pasar bien con estos bancales arenosos.

Entrados en la carretera, a pocos metros, casi al frente, el camino que conduce al Vado del Quema. Es el camino de los Playeros.

Inicio del Camino de los Playeros

El camino de los Playeros es el tramo final que recorren las hermandades del Rocío que hacen el camino del Rocío por el Aljarafe sevillano hasta llegar al vado del Quema.

Pero el nombre del vado no se refiere al nombre de un río, ya que el río Quema no existe en nuestra geografía. Este río es el Guadiamar. Lo del Vado del Quema se refiere a que las aguas del Guadiamar vierten a su paso por el Cortijo de Quema.

Los romanos llamaron al Guadiamar, Menoba, los árabes Guadiamar, nombre que conservaron los cristianos, significa Príncipe de los Ríos.

Al cortijo del Quema, le viene el nombre por tener en el siglo XIV los quemaderos de los armajos, planta marismeña cuyas cenizas era utilizadas para hacer jabón. De ahí tomó el nombre con el popularmente se conoce al Vado de Quema.

El Vado de Quema es muy conocido por ser paso obligado de gran cantidad de peregrinos que, acompañando a sus hermandades, acuden cada año en peregrinación a la ermita de El Rocío (Almonte, Huelva), para rendir pleitesía a la Virgen del Rocío, es uno de los puntos de mayor interés de la Peregrinación del Rocío.

Recorrido por el vado del Quema en dirección hacia Villamanrique de la Condesa

El recorrido de los Playeros discurre entre cereales y árboles frutales y es una ancha pista por el que circulan también vehículos a motor, cuya velocidad está limitada a 40 kilómetros por hora. Nosotros hicimos un rápido recorrido hasta llegar al Quema, que también es lugar de llegada para muchos bikers que recorren la zona, pero nosotros no pasamos, en vez de acercarnos al Vado, buscamos el camino para pasar por el Puente del Guadiamar y adentrarnos en el propio camino que conduce desde El Quema hasta la población de Villamanrique de la Condesa. No queríamos parar para retrasar nuestra llegada Hinojos.

Camino del Quema a Villamanrique de la Condesa

El Camino a Villamanrique de la Condesa era corto, apenas había una distancia de 5 kilómetros, pero había números tramos con mucha arena. Para Nico empezaba a ser una tortura, tener que pasar por allí y echar pie al suelo. Para mí muy incómodo, mi bici rodaba bien pero de vez en cuando patinaba y muchas veces desconfiaba por miedo a caerme y también ponía pie al suelo. Este paso fue muy lento.

Pero todo llega en su momento, y el camino terminó en la travesía de una carretera al paso de Villamanrique de la Condesa. Dejamos constancia de los lugares a través de esta elaboración de un mapa del Instituto Geográfico Nacional.

Paso por Villamanrique de la Condesa

En realidad no pasamos por el pueblo, preguntamos al primer manriqueño que encontramos, la dirección por la Carretera de Hinojos y nos aclaró que teníamos que ir por esta misma carretera que rodea el pueblo y tomar dirección El Rocío, después de pasar una rotonda, después en la siguiente carretera, dejando el pueblo a la Izquierda, en una rotonda donde se sitúa una gasolinera, a la derecha encontramos la carretera hacia el pueblo de Oswaldo. Las indicaciones no parecía muy complicadas de seguir. Por último el hombre nos aconsejó que si no queríamos ir por carretera, al lado de ésta hay un carril bici de tierra con varios kilómetros para que fuéramos más seguros del tránsito de los coches. Le agradecimos mucho el consejo y las indicaciones y pusimos rumbo a Hinojos, sin detenernos en Villamanrique. Seguramente dedicaremos en un futuro una ruta por este pueblo.

Seguimos las indicaciones y rodeamos por Carretera el pueblo hasta entrar en una carretera comarcal con indicaciones al pueblo onubense a 7 kilómetros de distancia.

Carretera rumbo a Hinojos

La carretera que tomamos es la A-481, elegimos ir por calzada en vez de por pista porque íbamos más rápido, pero todo el camino hasta Hinojos era un falso llano con tendencia de subida. No muy pronunciada. Al pasar Villamanrique estábamos en las proximidades del Parque Nacional de Doñana. Yo me encontraba bien, y puse ritmo en estos siete kilómetros, incluso adelante a dos cicloturistas de ruta con bici de carrera que rodaban algo tranquilos. Quería llegar pronto para no hacer esperar mucho a Oswaldo, ya que la hora que estimé de mi llegada se estaba aproximando y quedaba todo ese trecho de carretera para llegar al pueblo. Pero al mirar para atrás Nico no venía y decidí parar hasta que llegara, tardó un poco, ya que iba lento, lo que le permitía su problema de rodilla. Cuando llegó me comentó que estaba fastidiado con su problema y por el bien de él decidimos aflojar el ritmo para llegar al pueblo onubense, ya que quedaba llegar a Hinojos, hacer una rutilla por los Pinares y la vuelta a Sevilla.

Al kilómetro 3,5 entramos en la provincia de Huelva, ya sólo nos quedaba la mitad, y animaba a Nico arengándolo de que quedaba poco para llegáramos. Pasado este tramo, divisamos el pueblo de Hinojos.

Antes de llegar, paré para echar una foto. No suelo parar en carretera para hacer fotos, pues puede acarrear peligro, por la circulación de los coches. Pero hice excepción, asegurando que tras mía no venía ninguno.

Hinojos (Huelva)

Hinojos es uno de los primeros pueblos de la provincia de Huelva que te encuentras si partes desde Sevilla hacia la capital onubense.

Tiene una población cercana que roza los 4.000 habitantes. Lo más destacado de Hinojos es su riqueza medioambiental, ya que a su término le pertenece,  la mayor parte de la marisma y gran parte del Parque Nacional de Doñana.

La marisma de Hinojos es uno de los enclaves más importantes de Europa por donde pasan cientos de miles de aves migratorias. En invierno se refugian aquí miles de aves procedentes de los países del norte de Europa, como los ánsares o las grullas. En primavera, pasan miles de aves migratorias procedentes de África como las garzas imperiales. Doñana es declarado Parque Nacional en 1969 por su especial importancia para la avifauna. También por la combinación de ecosistemas —bosques, matorrales, dunas y playas o marismas.

También alberga en sus zonas boscosas, bosques de pino rodean a esta población marismeña. En uno de ellos es la que íbamos a hacer ruta.

Mirando al pueblo destaca el conjunto de casas blanqueadas, y entre sus edificios más notables, la Iglesia Parroquial de Santiago el Mayor, construcción gótico mudéjar amurallada con puerta ojival; en su interior hay una talla barroca obra de Martínez Montañés, otra gótica de la Virgen con el Niño y un lienzo de Juan de Juanes.

El nombre de Hinojos según la leyenda,  viene por un acto del rey Alfonso X El Sabio que se postró de hinojos (de rodillas) ante la Patrona de la Virgen del Valle. También otra versión por la abundancia de la planta mediterránea con este mismo nombre por la zona.

La villa ha pertenecido en tiempos antiguos al Condado de Niebla y posteriormente a la provincia de Sevilla en tiempos del Rey San Fernando. Fue Isabel II quien permutó el pueblo a la provincia de Huelva, a cambio de Carrión de los Céspedes que pasó de Huelva a Sevilla.

Seguimos por la A-481 que conducía a Chucena  hasta hacer un giro a la izquierda para entrar en el pueblo, allí destacaba un monumento al Águila y la calle que tomábamos era una ligera cuesta.

Tenía referencia que Oswaldo vivía en la otra parte del pueblo, muy cercana al Polideportivo así que seguimos la larga calle hasta la otra punta de Hinojos. Recorrimos la Avenida de Andalucía.

Llegada a Hinojos

Allí, próximo, nos encontramos con Oswaldo, repusimos agua y comenzamos la ruta dando un paseo juntos, por el Pinar.

Video Ruta Pinares de Hinojos

La ruta fue muy tranquila, en todo momento recibíamos sombra gracias a los altos pinos. El terreno era llano, con algún sube y baja. Oswaldo fue un buen anfitrión. En todo momento nos explicaba aspectos del pueblo y de la zona donde transitábamos. También es muy utilizada por corredores de footing, de hecho algunas veces él corre por este lugar. No eché mucha cuenta de los kilómetros realizados, pero calculo que al final salieron unos 14 o 15 kilómetros. Nico ya prefería descansar y tomar ya el refrigerio, así que no hicimos más de esa distancia.

Pinares de Hinojos

Al final salió un buen recorrido, la ruta que hicimos, salimos próximos al complejo polideportivo, y atravesamos el recinto ferial, para tomar una trialera que nos llevaba a La Ventilla. Seguimos adelante para atravesar el Cerro de los Pinos y una vez pasado, giramos a la izquierda para tomar la Pista forestal del Membrillo, la recorrimos entera para llegar a la Casa Forestal de Cumbre Hermosa. Rodeamos al norte hasta desviarnos a la derecha por la Pista de las Palomas, que atravesaba los parajes de El Escudete y Las Lagunillas. La última raya giramos a la derecha haciendo  regreso para el pueblo. Terminamos la ruta en un cantina situada en los Pinos pero cercana ya a Hinojos, lugar donde paramos tomar unas bebidas y comer algo pues se estaba aproximando las hora del almuerzo.

Trazado de la ruta de Pinares de Hinojos

Track grabado por gps

Estuvimos un buen rato juntos incluso, compartiendo tiempo con parte de la familia de Oswaldo. El sitio era muy concurrido y había bastante gente.

Cuando acabamos y tocaba la hora de volver, allí antes de partir nos hicimos la foto del recuerdo.

Foto de la ruta

Sobre las 14:00 horas decidimos volver a Sevilla Nico y yo. Oswaldo nos acompañó hasta la salida del pueblo. Tras despedirnos, salimos hacia Villamanrique de la Condesa por la misma carretera donde entramos pero por otra salida diferente a la utilizada para entrar en Hinojos. El trayecto era favorable con ligera tendencia cuesta abajo por carretera, rodamos muy rápido superando los 30 km/hora todo el camino. Los paisajes eran muy pintorescos.

Nico llegó primero a Villamanrique, después entre yo, no nos detuvimos e hicimos travesía por el pueblo. Al llegar al pueblo, entramos por la Avenida de la Constitución, acabada esta avenida entramos por el Camino de las Monjas. Esta calle recorría el extremo sur del pueblo manriqueño haciendo conexión con la Calle de La Cañada, que tomamos para salir del pueblo.

Vuelta a Sevilla, paso por Villamanrique de la Condesa

Al salir tomamos otro camino, por la Vereda de los Labrados que conducía a un Hotel Rural, llamado Ardea Purpúrea  un edificio con una decoración elegante con techo de paja y vigas de madera, a modo de bungaló.

Antes de llegar a este lugar y muy próximos, paramos para echarnos protección, ya que el solo volvía a apretar con más calor. Comprobé que el móvil que grababa el track de la ruta se le estaba agotando la batería y decidí guardar los datos y apagarlo, para conservar lo grabado y se perdieran los datos. En ese momento llevábamos casi 72 kilómetros de ruta.

A continuación, los perfiles de esta ruta y sus datos de grabación.

Gráfico perfil elevación del recorrido Pinares de Hinojos, 72 kms

Nombre: Pinares De Hinojos
Tipo de actividad: – Ruta en Mountain Bike.
Descripción: – Recorrido grabado desde salida de Mairena del Aljarafe hasta Hinojos, siguiendo por sus pinares y vuelta hasta entrada a la vereda de los Labrados pasado Villamanrique de la Condesa.
Distancia total: 71,99 km (44,7 mi)
Tiempo total: 7:11:38 (No se detuvo la grabación durante más de hora y media)
Tiempo de movimiento: 4:37:05
Velocidad media: 10,01 km/h (6,2 mi/h)
Velocidad de movimiento media: 15,59 km/h (9,7 mi/h)
Velocidad máxima: 40,70 km/h (25,3 mi/h)
Ritmo medio: 6,00 min/km (9,6 min/mi)
Ritmo de movimiento medio: 3,85 min/km (6,2 min/mi)
Ritmo máximo: 1,47 min/km (2,4 min/mi)
Elevación máxima: 176 m (579 ft)
Elevación mínima: 55 m (181 ft)
Aumento de elevación: 1885 m (6185 ft)
Pendiente máxima: 15 %
Pendiente mínima: -43 %
Registro: 11/05/2013 8:40

Perfil de Elevación 72 kilómetros de Pinares de Hinojos, por Google earth

Y a partir de aquí, la ruta se convirtió en una odisea, sin Gps que nos marcara el trayecto, ya no quedaba más remedio que orientarnos a través del paisaje teniendo en cuenta los caminos que recorrimos. Calculamos que todavía nos quedaban unos 30 kilómetros para llegar a nuestro punto de salida, la estación de metro de Mairena.

Vuelta a Sevilla, tramo Villamanrique de la Condesa- Cortijo del Quema

Cuando reanudamos volvieron los tramos con bancales de arena, que nos ralentizaban nuestro recorrido y también el problema de perdernos estaba presente, ya que la ruta por la salimos de Villamanrique era distinta a la tomada en la ida para Hinojos.

Siguiendo el mapa seguimos camino por la Vereda de los Labrados hasta llegar a un cruce de caminos, optamos por tirar por el camino de la izquierda, para llegar al Guadiamar, hicimos unos kilómetros hasta llegar al puente del Guadiamar junto al Vado del Quema, volvimos recuperar el terreno conocido.

El Guadiamar es el último de los grandes afluentes que recibe el Guadalquivir por su margen derecha, antes de su desembocadura,  se une al río Guadalquivir a la altura de Isla Mayor cerca del Parque Nacional de Doñana.

Los romanos lo llamaron Maenoba, siendo en aquella época navegable hasta cierta altura por lo menos en invierno. Se localizaron restos villas romanas encontrándose multitud  de monedas, piedras de telares o tuberías de plomo.

El río tiene 82 kilómetros de longitud, y nace en el término de Castillo de las Guardas, localidad sevillana en las estribaciones de Sierra Morena.

Río Guadiamar

En 1998, el río Guadiamar fue escenario de la mayor catástrofe ambiental de España: la rotura de una balsa de residuos en la mina de Aznalcóllar, produjo el vertido al río de seis millones de toneladas de barro tóxico y aguas ácidas, compuestas con altos niveles de dos materiales muy contaminantes como el cinc y el arsénico.

El Parque Nacional de Doñana estaba en peligro de contaminación. Para evitar esta situación se construyeron tres diques con los que se desvió el cauce del río Guadiamar, donde fue frenado y desviado mediante diques para que llegara con más rapidez al Guadalquivir y por él que las aguas contaminadas llegaran hasta el mar. Los trabajos para retirar el lodo y limpiar las tierras contaminadas duraron más de tres años. La siguiente fase consistió en la regeneración ambiental y económica de la zona.

La empresa sueco-canadiense Boliden-APIRSA, propietaria de la mina, abandonó poco después la explotación.

Tras las principales tareas de reconstrucción de la zona, en 2003, el Corredor Verde del Guadiamar entró a formar parte de la Red de Espacios Protegidos. El corredor es también nexo de unión entre Sierra Morena y Doñana, permitiendo el intercambio de especies entre ambos espacios.

Pasados varios años, sin que se supiera de quién era la responsabilidad y después de haber gastado varias administraciones públicas muchos millones de euros intentando dejar algo más limpia la zona contaminada, sobre la zona dañada y sobre el terreno circundante se ha expropiado ya que ha quedado contaminado indefinidamente, todo para crear una zona de protección natural del Corredor Verde para unir Sierra Morena y Doñana. En dicho corredor, se encuentra prohibida la pesca, el pastoreo y la recolección; continuando las actividades de reforestación y conservación, se han construido varios observatorios ornitológicos y algunas zonas para el ocio y recreo.

Boliden fue condenada a pagar 45 millones de euros por daños y perjuicios ocasionados, que a día de hoy no ha hecho efectivo, y la Junta ha abierto una causa contra la empresa sueca de 240 millones de euros como compensación por los trabajos de limpieza y recuperación del lugar, que se determinará en el Juzgado de Primera Instancia nº 11 de Sevilla.

Pasado el puente, seguimos camino para Sevilla, entramos de nuevo en el camino de los Playeros que ya transitamos en la ida. La vuelta era más dura, el piso excelente pero el tramo era más tendido cuesta arriba. Los dos íbamos a ritmo diferente, yo preferí ir al que me pedía mi cuerpo y esperé a mi compañero al final de este tramo al cruce con la carretera comarcal SE-667.

Tramo de vuelta, Camino de los Playeros

Al llegar Nico, paramos un poco para descansara del esfuerzo, bebimos agua para hidratarnos y reanudamos la marcha hacia la izquierda de la carretera. Bajamos su cuesta hasta que entramos por el camino del Área Recreativa, tal y como hice en una ruta anterior con Francisco cuando llegamos solo al Vado del Quema.

A partir de aquí se complicó nuestra aventura. Ya que primero el terreno no era muy favorable por los bancales de área que teníamos que pasar a cada instante y luego por querer evitar estos tramos, buscamos un cortafuego que nos desvió bastante de nuestra idea ya que el camino tomado en vez de dirigirse al este, se dirigía hacia el sur.

Ya que tomamos ese camino, cuyos tramos de arena ya se daban con menos frecuencia, nuestro único temor no era ya la dirección que llevábamos nos alejara sino que se acabara el camino y nos obligara a volver sobre nuestros mismos pasos.

Por tanto nos dirigíamos siguiendo el camino tomado, entre los pinares de Aznalcázar y Puebla del Río. A continuación una hipótesis del camino por el que a lo mejor íbamos circulando.

Tramo perdido

Lo único que recuerdo es que primero nos desviamos ligeramente hacia la izquierda y que al instante pensamos que no era la dirección correcta y después tomamos el cortafuego que era una gran recta hasta que terminó, luego tomamos el primer camino que tiraba al este y lo seguimos.

El camino recorría la foresta de pinos, y estaba mallado, por lo que la única opción era seguirlo. Al pasar por la mayoría de bosques no teníamos referencia visual de nada, solo árboles, salvo una pequeña parte de dehesa y matorral donde nos dimos cuenta que nos estábamos desviando. Nuestra opción de continuar, era mejor que volverse, además porque para nosotros el terreno era más favorable de bajadas y si volvíamos atrás nos iba a ser más duro.

Segundo tramo perdido

Por esta parte ya había algunos tramos de cuesta y había que sortear charcos. Una imagen de este tramo donde se puede apreciar algunos desniveles donde tuvimos que atajar por otro sitio.

Camino por los Pinares de Aznalcázar hacia Puebla del Río

Tras subir esta cuesta por un sendero próximo, descansamos un poco. Nos alimentamos con dátiles que nos obsequió Oswaldo y reanudamos. Aún había un par de cuestas cortas y empinadas de piñón grande y camino hacia adelante.

Esperaba a Nico cada vez que lo perdía de vista, que inteligentemente iba a su ritmo. Con prisas pero sin pausa rodamos en busca de la salida de este camino. Hasta que por fin, dimos con la carretera SE-3302

Llegada a la carretera SE-3302, Puebla del Río

A partir de aquí aunque seguíamos perdidos, ya estábamos ubicados. Ya dimos a una carretera. Teníamos un cartel que nos indicaba el término de Puebla del Río y sabíamos que teníamos que ir hacia el este. La carretera tenía una señal de kilómetro cero, por los que iría hasta Puebla del Río. Por tanto teníamos que ir a la izquierda siguiendo ahora la carretera. Nico llegó al tiempo y se mostró aliviado, porque ahora iba a sufrir menos su rodilla y porque tenemos como regla de que las carreteras siempre conducen a algún lugar, a partir de ahora sabemos por donde vamos, lo que nos sabemos es la distancia que nos queda para llegar.

Reanudamos la marcha, para intentar llegar a Sevilla cuanto antes, llevábamos ya cerca de los 90 kilómetros recorridos.

Camino a Puebla del Río, tramo 1

La carretera tenía un buen piso, el recorrido era de subidas y bajadas, su arcén no era muy amplio, rodaba a 18 km/hora. Había en algunos sitios una señal de advertencia muy curiosa, el paso de anfibios. Cosa que me concretó Nico diciéndome que una culebra cruzó la carretera tras yo pasar.

La carretera está trazada sobre la antigua Cañada Real de Villamanrique a Puebla del Río. Pasamos próximos a la Dehesa de Abajo y la Dehesa de las Hermosillas.

Apenas cruzamos o nos adelantaron coches, pensamos que la Puebla del Río era el lugar donde íbamos a llegar pero desconocíamos su distancia. Pasado unos cuatro kilómetros llegamos a un cruce, donde señalaba la Puebla del Río en la dirección que llevamos e Isla Mayor al sur. En ese cruce había una venta, allí paramos para comprar botellas de agua para beber y reponer nuestras mochilas y bidones. Allí preguntamos a dos ciclistas veteranos para tener una idea sobre qué camino volver.

Camino a Puebla del Río, paso por la Venta del Cruce

Nico avisó a su familia que iba a llegar más tarde y para que no se preocuparan, yo en cambio hablaba con los ciclistas preguntando la dirección de Mairena para coger el metro, como me aseguraron que el mejor camino era tomar carretera, lo mejor pensé era hacer un cambio de planes, volver por Puebla del Río, Coria del Río, Gelves y San Juan de Aznalfarache, allí en tomaríamos el metro de San Juan Bajo, para cruzar Sevilla. Por tanto este punto sería el lugar de llegada de nuestra ruta. Una vez bajado del metro, cada cual volvería a su casa.

Quedaba eso, volver a casa. A partir, de la venta del Cruce, había mucha circulación seguramente muchos volvía de pasar un día en el campo. La carretera apenas tenía arcén. Íbamos muy cautelosos, del arcén hacia fuera y casi pegado a la cuneta, y temiendo por nuestra marcha, ya que nos pasaban muchos coches por la carretera que circulábamos ya a partir de la venta.

Cada vez que perdía de vista a Nico, paraba en alguna desancha de alguna cuneta o entrada de acceso a algún cortijo, para esperarlo. Así varias veces hasta llegar a Puebla del Río.

Dejada la Venta del Cruce, nos quedaban unos 10 kilómetros para llegar al primer pueblo, los parajes eran a nuestra derecha, llanos de marismas y a nuestra izquierda, pequeños cerros. También divisamos a nuestro paso algún que otro cortijo. Ya sabíamos que no andábamos perdidos, y lo mejor era pedalear sin salirnos de nuestros arcén, para evitar problemas con los coches, ya que alguno nos pasaban a más de 120 km/hora por nuestro lado. Yo reduje la velocidad a 15 km/hora y de vez en cuando miraba para atrás para no distanciarme mucho de Nico.

Camino a Puebla del Río, tramo 3

A 6 kilómetros de Puebla del Río, pasamos por el Cortijo Rubiales, allí hice parada para esperar a Nico y seguir hidratándome y de paso evitar por un tiempo el denso tráfico que iba en el mismo sentido que nosotros de retorno.

Al tiempo volvimos a reanudar para dirigirnos a Puebla del Río. Todavía otra parada junto al Cortijo de la Cartuja para volverlo a esperar y a partir de ahí ya no nos volvimos a separar, rodamos juntos para llegar a Puebla del Río.

Tramo llegada a Puebla del Río

La entrada al pueblo la hicimos por el Polígono Industrial del Prado. Pasado éste entramos en el Barrio de la Paz. Solo teníamos que seguir la travesía de la carretera. En caso de duda, preguntamos el camino para llegar a Gelves, que lo conocíamos de una anterior ruta el año pasado. La persona que nos indicó el camino a seguir, nos advirtió que tuviéramos cuidado con el tráfico de coches. Lo teníamos en cuenta.

Tramo de Puebla del Río a Coria del Río

Seguimos por la travesía, todo era cuesta arriba, hasta la rotonda próxima a la Barriada de La Cruz. Volví a parar hasta la llegada de Nico, cuando llegó pasó la rotonda y todo dirección cuesta abajo hacia Coria del Río.

Pasamos el Polígono Industrial La Ladrillera ya en Coria y atravesamos este pueblo ribereño. En Coria, callejeamos una parte primero y después para abandonar el pueblo, circulamos por el carril bici próximo al paseo fluvial junto al Guadalquivir hasta que éste acabó. Una vez acabado de nuevo, ya todo era carretera hasta Gelves.

A partir de aquí ya notaba en mi cuerpo el peso del paso de los kilómetros. Notaba la espalda un poco dolorida, la camelbak era un lastre notorio para mí.

Tramo paso por Coria del Río

Menos mal que desde Coria a Gelves la carretera por la circulábamos tenía un arcén muy ancho, íbamos más seguro que antes de llegar a Puebla de Río, mas aprovechamos cualquier vía de servicio paralela a la carretera y que pasaba por naves industriales. Con esto recorrimos los 4 kilómetros que separan Coria del Río de Gelves.

Tramo de Llegada a Gelves (Vega de Gelves)

Y de Gelves a San Juan de Aznalfarache, creo solo unos 2 kilómetros de distancia, ya a partir de aquí conocíamos esto de rutas anteriores y nos encaminamos a la estación de Metro de San Juan Bajo para tomar el transporte y acercarnos a Sevilla donde nos bajamos en la de Puerta Jerez. Allí nos separamos y nos dirigimos cada uno a nuestro hogar. Cumpliendo de este modo nuestra ruta más larga por el momento.

Tramo Gelves- Llegada a Estación de Metro San Juan Bajo

Fue casi un día entero dedicado a la ruta. Con estos datos registrados.

DATOS DEL CICLOCOMPUTADOR.

DISTANCIA RECORRIDA.- 125,6 KILÓMETROS.

TIEMPO EN MOVIMIENTO.- 7 HORAS 39 MINUTOS 39 SEGUNDOS.

VELOCIDAD MEDIA.- 15,5 KILÓMETROS/HORA.

VELOCIDAD MÁXIMA ALCANZADA.- 40,8 KM/HORA.

ODOMETRO.- 2787 KILÓMETROS TOTALES.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s